Falta de especialistas y largas esperas marcan el verano en hospitales y centros de salud