La UPV expedienta por falta muy grave a los dos alumnos acusados de 'hackear' cuentas de sus profesores para subirse las notas

La UPV expedienta por falta muy grave a los dos alumnos acusados de 'hackear' cuentas de sus profesores para subirse las notas

La sanción, que podría contemplar la expulsión, se aplicará cuando concluya el proceso penal contra los dos estudiantes

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

La Universitat Politécnica de Valencia (UPV) ha concluido ya su investigación interna a los dos alumnos, uno de Telecomunicaciones y otro de la modalidad de estudios Telecomunicaciones/ADE, que fueron detenidos por la Policía Nacional como sospechosos de subirse las notas mediante la manipulación informática de cuentas de profesores. El expediente administrativo en base al régimen disciplinario concluye que, en efecto, los dos estudiantes «tuvieron un acceso fraudulento a documentos públicos», en este caso las actas de las notas, como han detellado fuentes de la Politècnica.

Esta conducta, según las mismas fuentes, se considera «una falta muy grave», y es merecedora de una sanción que todavía está por decirdir aunque, casi con total seguridad, contemplaría la expulsión de los autores. Sin embargo, la sanción concreta todavía esta por decidir a la espera de lo que dicte la investigación judicial y el proceso penal en el que están envueltos los dos sospechosos. Por eso la UPV ha trasladado su expediente al juez, «pues no se puede castigar a una persona dos veces por el mismo delito». En este sentido, si la vía penal no aprecia en ellos delito es cuando finalmente se haría efectiva la sanción que decida la UPV.

La operación policial se produjo hace un año. Lo que no conseguían con esfuerzo y plantando codos lo lograron presuntamente con avanzadas triquiñuelas informáticas. La Policía Nacional detuvo a los dos sospechosos de 20 años por 'hackear' a sus profesores con un sorprendente objetivo: cambiar sus suspensos por buenas notas y sacar así brillo a su expediente académicos con métodos electrónicos ilegales.

Supuestamente llevaban desde el curso pasado desarrollando su picaresca y penetrando en los sistemas informáticos de unos 40 docentes para transformar sus cateados por relucientes notables y sobresalientes. Pero su fraudulenta gloria curricular se fue al garete el pasado 1 de febrero, cuando el sistema de información y comunicación de la UPV detectó anomalías. Además, se localizó un extraño «pendrive» en la entrada USB del ordenador de un aula. En realidad, era un dispositivo espía.

«A partir de ahí reunimos a los profesores afectados, se nombró un instructor del caso, dimos aviso a la policía y se puso en marcha un protocolo de seguridad», explicó José Luis Cueto, Vicerrector de Alumnado de la UPV. El pequeño lápiz de memoria contenía un 'keylogger'. Así se conoce a los programas informáticos capaces de interceptar y guardar las pulsaciones realizadas en el teclado de un equipo informático sin que el usuario lo detecte. Al parecer, fue así como consiguieron las claves secretas de los docentes afectados. Con las contraseñas, accedieron presuntamente a las cuentas personales de los profesores y a sus correos electrónicos.

Para su intrusión tomaban medidas de autoprotección. Actuaban desde la red TOR

¿Qué es? Lo explica Margarita Cuasante Sánchez, jurista especialista en delincuencia en internet y protección de datos personales: «Es un navegador que busca el anonimato en internet. Los datos que se envían o reciben a través de la conexión 'tamizada' por TOR pasan por un circuito de servidores distribuidos por todo el mundo. Viajan por diferentes puntos que cifran la información. Sin TOR o herramientas similares se puede identificar el punto de partida de las comunicaciones, pero con este navegador se vuelven anónimas».

Así alteraban las notas a su antojo. «Las calificaciones de muchos exámenes y trabajos suspendidos aparecían luego aprobados con buena nota en las actas», explica la Policía Nacional. Su supuesta estrategia delictiva llegaba a tal nivel que hasta «interceptaban el mensaje de aviso de cambio de calificación que el sistema informático enviaba al docente, evitando que se percatara», añade la Jefatura Superior. Sus notas finales alteradas acababan publicadas en las actas oficiales.

Tras las investigaciones, la Policía Nacional averiguó la identidad de los sospechosos y los detuvo. Los detenidos, sin antecedentes policiales, quedaron en libertad tras declarar ante la policía, con la obligación de comparecer ante el juez cuando sean requeridos. Más de una decena de profesores de la UPV presentaron denuncia por el acceso ilegítimo a sus cuentas personales.

 

Fotos

Vídeos