La epidemia de gripe se extiende ante la incapacidad de las autoridades

HACE

100

Valencia necesita tener buenos hospitales porque las actuales medidas previsoras son inocentes

AÑOS

El domingo 13 de octubre 1918, LAS PROVINCIAS ya hablaba claramente de que «la gripe se ha enseñoreado de España». Lo que hasta ese momento se citaba como 'la enfermedad' o 'problemas de salud pública' que se cobrando cifras crecientes de víctimas, pasaba a llamarse por su nombre concreto, para incidir con crudeza en la necesidad de extremar la profilaxis y, al mismo tiempo, criticar a «los poderes públicos», porque «incapaces o negligentes, no han sabido contener su marcha (la epidemia) en la primera línea de defensa».

Periódicos anteriores habían anunciado que el lunes 14 no abrirían los teatros, a fin de evitar concentraciones que facilitarían los contagios, advirtiendo a la vez que no se había hecho nada para contener el regreso de trabajadores españoles que habían ido a la vendimia a Francia, lo que era fuente de propagación de la dolencia.

Decía el periódico que «si hubiera amenazado a la nación un peligro de invasión guerrera...» se hubiesen tomado severas medidas de defensa «forzosa», pero «en el presente caso, mucho más grave, han debido buscarse recursos para acordonar la frontera de lazaretos, hospitales, campamentos de observación y aparatos desinfectantes... para contener el avance del morbo... No ha sido así y, torpe o descuidadamente, se ha permitido el paso de enfermos del mal reinante...». Ahora sólo quedaba «que el municipio consiga lo que el Estado ha sido incapaz». Para ello Valencia necesitaba extremar la higiene y contar con «hospitales suficientes y bien dotados», ya que «las actuales medidas previsoras son inocentes».

Fotos

Vídeos