Los empresarios temen que el retraso para formar Gobierno lastre el corredor

S. V.VALENCIA.

El Corredor Mediterráneo constituye una medida de política económica «fundamental» para el desarrollo de España, por lo que «sin el compromiso y apuesta clara de nuestros gobernantes, la infraestructura podría sufrir retrasos con las consiguientes consecuencias negativas». «Y vemos con preocupación lo que está costando formar Gobierno y las posibles derivadas perniciosas que ello tendría para la infraestructura, porque sin Gobierno no se aprobará un presupuesto que permita ejecutar las obras al ritmo comprometido» Federico Félix, presidente de la Fundación Pro AVE, de la Agroalimentaria de la Comunitat y de Ferrmed, teme que estos retrasos afecten al corredor, cuya inexistencia genera «consecuencias negativas» para el sector hortofrutícola en general y el cítrico en particular. «El no contar con una infraestructura que conecte en ancho internacional el Mediterráneo español con su principal mercado de exportación, Europa, pueden hacer peligrar la actividad», aseveró.