El emisario de Vera sufre una rotura anterior al cierre de las playas por los vertidos fecales

Dos personas pasean en las proximidades del emisario de la acequia de Vera. / jesús montañana
Dos personas pasean en las proximidades del emisario de la acequia de Vera. / jesús montañana

Ciudadanos denuncia que el gobierno municipal «tapa» la avería detectada por unos buzos el 12 de julio

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Una resolución firmada por la concejala de Deportes, Pilar Bernabé, debido a la delegación de competencias por las vacaciones, ha destapado una rotura localizada en el emisario de Vera en plena crisis por el cierre de las playas afectadas con vertidos de aguas fecales. La reparación encargada a una empresa costará 34.449 euros y el Ayuntamiento la ha remitido a la Entidad Pública de Saneamiento, un organismo dependiente de la Generalitat.

La rotura fue localizada en una inspección extraordinaria realizada por buzos el 12 de julio. Como publicó LAS PROVINCIAS, la crisis derivada por el cierre de varias playas, tanto en Valencia como en l'Horta, incluyó este encargo para revisar toda la red de saneamiento y las acequias que descargan en esta parte del litoral.

La fuga en el emisario se detectó a 1.550 metros de la costa y a 13,7 metros de profundidad, según la resolución firmada por Bernabé el viernes pasado. El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, comentó que el alcalde Joan Ribó «tiene que dar muchas explicaciones sobre la crisis del agua que tiene descontrolada. Las playas se cerraron y días después se descubrió una rotura en el emisario de Vera, sin que de esto último se haya dicho nada». «Vamos a pedir explicaciones y queremos arrojar transparencia a lo que intenta tapar el gobierno municipal», aseveró el edil.

Por este emisario pasan aguas residuales que reciben un pretratamiento antes de ser vertidas a mar abierto, aunque el anterior concejal del Ciclo Integral del Agua, Vicent Sarrià, defendió durante la primera crisis que por la tubería sólo pasan caudales de lluvia, mientras que el resto se encauzan hacia la planta depuradora de Pinedo.

El cierre de playas fue uno de los fenómenos más perjudiciales del inicio de la temporada veraniega en Valencia. Desde los primeros días, tanto los responsables del gobierno municipal como desde la Conselleria de Medio Ambiente aseguraron que la red de saneamiento carecía de deficiencias, para apuntar a vertidos realizados en acequias y, por lo tanto, a agricultores de la zona.

«Este lunes pediremos el informe del Ciclo Integral del Agua del 30 de julio sobre la rotura del emisario que no han hecho público», indicó Giner, quien añadió que lo conocido hasta ahora «es que el pasado viernes, Pilar Bernabé ha firmado una resolución por orden de Joan Ribó para reparar el emisario submarino», que en teoría «decían que estaba perfectamente, lo que se ha demostrado erróneo».

El 12 de julio, la empresa Depuración de Aguas del Mediterráneo efectuó una inspección en el emisario submarino y detectó la rotura. «Esto ocurre el día después de que Sergi Campillo se intenté limpiar las manos asegurando que el cierre de playas se debía a la red de acequias del norte de la ciudad y que descartaba la posibilidad de que el origen del cierre de las playas estuviera un defecto del emisario».

En opinión de Giner, Ribó «ha intentado lavarse rápidamente las manos de su responsabilidad en la crisis del agua que sufre. El 14 de junio se cerraron las playas de la Malvarrosa, la Patacona y el Cabanyal. La conselleria le preguntó aquel día al Ayuntamiento a las 11.40 sobre las causas del cierre y tardaron en contestar 20 minutos. Nos tememos que esa respuesta buscara únicamente dar un carpetazo al cierre de las playas y que no se fuera transparente. La misma sensación tenemos con el emisario de Vera y la extraña coincidencia de que el 11 de julio se descarte como foco de la crisis mientras que el 12 de julio llega el primer informe de que está averiado».

Para el edil, los vecinos «han sufrido cierres de playas entre el 14 de junio y el 9 de julio. Escuchamos cómo Compromís descartaba que el emisario fuera el origen del cierre de las playas, pero el día 12 ellos y el PSPV ya sabían que estaba el emisario averiado y decidieron ocultarlo a los valencianos. Ribó actúa con opacidad en todas las crisis de agua de la ciudad. Los valencianos se merecen saber y conocer toda la verdad sobre el cierre de sus playas. Además, siempre llega tarde a las soluciones, no anticipa ni actúa con diligencia sobre nuestro medio ambiente».