Educación sólo ha gastado el 8% del dinero para obras en colegios

Entrada del Ceip 103 de Valencia, completamente en barracones. El nuevo centro está en licitación. / d. t.
Entrada del Ceip 103 de Valencia, completamente en barracones. El nuevo centro está en licitación. / d. t.

La ejecución del presupuesto para 2017 evidencia el retraso que acumula el plan para eliminar barracones en los centros

J. BATISTA VALENCIA.

La evolución del presupuesto de la Generalitat de 2017 también permite concluir que el plan de infraestructuras escolares, el instrumento del Consell para eliminar barracones en los centros, avanza a pasos de tortuga.

Según los últimos datos sobre el estado de ejecución de las cuentas autonómicas, actualizados hasta el 31 de mayo, la Conselleria de Educación sólo ha gastado el 7,71% de la inversión prevista para obras en colegios, una cifra que cae al 4,72% en el caso de los institutos. Como informó LAS PROVINCIAS, la promesa de iniciar las intervenciones en 22 centros durante este año, según el calendario de grandes actuaciones, no se ha cristalizado, pues no se ha licitado ninguna. Sólo se ha avanzando en algunos estudios técnicos y en la redacción de proyectos. El segundo eje del plan, el listado de colegios con al menos un aula docente en barracones, se encuentra en una situación muy similar.

En cuanto a los Ceips, los datos que publica la Generalitat establecen que de los 99,83 millones presupuestados para inversiones reales -la inmensa mayoría construcciones y reformas- se han reconocido pagos a empresas y proveedores por valor de 7,69 (7,71%). Este paso se produce cuando la administración acepta la factura presentada. Si se observa el porcentaje de gasto comprometido -ya reservado en caso de licitaciones o adjudicaciones, pero no realizado- la situación es mejor, pues se alcanza el 50,3%. Hay que recordar que todos los concursos de obras actualmente en marcha o adjudicados se refieren a actuaciones previstas para 2016.

La ejecución del presupuesto en relación a los institutos es sensiblemente peor. Las facturas reconocidas suponen un 4,72% del total (dos millones de 44,2), y las cuantías ya comprometidas alcanzan el 33,7%. Actuaciones como la prevista en el IES Camp de Túria o el nuevo centro del barrio de Patraix, que debían haberse iniciado en 2016, ni siquiera han salido a concurso.

La conselleria admite el retraso y lo vincula con la herencia recibida, la falta de personal técnico -ya corregida- y las dificultades de tramitación, aunque alega que hay treinta actuaciones en construcción o en trámites previos. Eso sí, ahora, a diferencia de lo prometido hace año y medio, el compromiso para la legislatura pasa por construir todos los centros íntegramente en barracones, pero no los que parcialmente tienen aulas prefabricadas.

Críticas populares

Para el PP, en cambio, «el plan de infraestructuras de Marzà es una nueva muestra de su inexperiencia y su ineficacia en la gestión», en palabras de la responsable de Educación en Les Corts, Beatriz Gascó. «Presentaron un plan sin hacer una radiografía de necesidades y sin tener claros los trámites técnicos y presupuestarios a la hora de realizar un centro educativo», añadió. «El resultado es evidente. Hay obras con retrasos de más de un año que no puede justificar de ninguna manera porque sólo hay una razón: no sabe gestionar y no ejecuta ni siquiera el presupuesto que tiene». Además, consideró «una vergüenza» que se comparen con la gestión del PP, «que levantó más de 600 colegios para cubrir necesidades tras la inactividad constructora del PSOE».