La educación irrumpe en la campaña

Los representantes de los partidos, junto a Alberto Villanueva y Mariano Vivancos, de Feceval./Consuelo Chambó
Los representantes de los partidos, junto a Alberto Villanueva y Mariano Vivancos, de Feceval. / Consuelo Chambó

Gratuidad, enseñanza concertada, modelo lingüístico... Los partidos desgranan sus propuestas en un debate organizado por Feceval

J. BATISTA Valencia

La Federación de Centros de Enseñanza de Valencia (Feceval) ha organizado un debate entre los partidos con representación parlamentaria para hablar de las propuestas educativas para las elecciones autonómicas.

El acto, que se ha prolongado durante más de dos horas, ha servido para encontrar algunas coincidencias y para visibilizar las diferencias programáticas entre las cinco formaciones. En cuanto a las primeras, hay cierto consenso en aumentar la gratuidad en las enseñanzas de dos a tres años, el paso previo al Segundo Ciclo de Infantil, en mejorar el módulo del concierto para adaptarlo al coste real de una plaza educativa y en fomentar la dotación de personal de orientación en las escuelas públicas y privadas como herramienta para detectar rápido al alumnado con necesidades específicas de apoyo. Respecto a las segundas, existe divergencia en el tratamiento de los conciertos, sobre todo en los postobligatorios, en el modelo lingüístico de las escuelas o en la posibilidad de que las familias que escolarizan a sus hijos en centros privados puedan desgravarse gastos como el material o la matrícula.

Por parte del PP ha intervenido la diputada Beatriz Gascó. Ha anunciado la potenciación del uso de tabletas en los centros una vez se hayan adquirido las habilidades relacionadas con la lectoescritura. También aboga por permitir que la exposición al inglés aumente en función de los recursos del centro, sin limitaciones en cuanto a las sesiones máximas.

Además, ha apostado por recuperar la opción de que las familias puedan acceder a los resultados de las evaluaciones diagnósticas de los centros y ha defendido la vuelta al distrito único a efectos de escolarización y la recuperación del punto de libre designación que tenían las escuelas en caso de baremación. Por otro lado ha prometido la devolución de los conciertos recortados durante la última legislatura y se ha comprometido a que el arreglo escolar, la planificación de aulas de cada ejercicio académico, atienda a la demanda social de las familias.

En cuanto al Primer Ciclo de Infantil, ha destacado que sufragarán, mediante ayudas autonómicas, el 80% del coste escolar, cubriéndose el 20% restante mediante subvenciones municipales o estatales.

Desde el PSPV, el secretario autonómico, Miguel Soler, ha apostado por un aumento de las becas de comedor, por fomentar desde las escuelas la igualdad real entre mujeres y hombres, por una mayor flexibilidad en la Formación Profesional de acuerdo a lo que precisen las empresas y, a nivel general, por tratar de alcanzar los máximos consensos posibles con la comunidad educativa a la hora de adoptar políticas.

Respecto a la enseñanza concertada, ha defendido la idea de avanzar hacia la igualdad efectiva en las condiciones laborales del profesorado y ha señalado que en lo que va de legislatura han aumentado las aulas sostenidas con el concierto en 73 unidades, especialmente en Educación Secundaria y en Especial. Soler se ha desmarcado de la conocida frase utilizada por el conseller Marzà al inicio de la legislatura, cuando habló de que se había acabado la barra libre de los conciertos, y ha señalado que el PSPV mantendrá la misma postura que en este mandato en cuanto a la revisión de aulas: continuarán las que superen el mínimo de alumnos que exige la normativa, si bien ha deslizado que en Bachillerato aplicarán la misma política. En síntesis, ha apostado por la complementariedad de las redes en la educación obligatoria y en la FP, que pese a ser postobligatoria se trata de una etapa, ha dicho, que debe seguir creciendo.

En cuanto a la Educación Infantil, ha recordado la promesa de que al final de la próxima legislatura todas las plazas privadas de 2-3 años serán gratuitas para las familias.

Por parte de Compromís ha participado el diputado Josep Nadal. Para la formación nacionalista una de las prioridades pasa por conseguir, durante el mandato, que todos los usuarios del comedor escolar se beneficien del servicio gratuitamente, de la misma manera que las aulas de 2-3 años no tengan coste para las familias. En cuanto a la dualidad de redes, ha señalado que el eje central de las políticas debe ser la enseñanza pública y que la concertada ha de llegar donde no lo haga esta. En este sentido ha pedido que no se interprete la postura del partido como de «enfrentamiento» entre los dos modelos, y ha defendido la importancia de racionalizar los recursos existentes y de mantener «una relación de diálogo» entre la administración y las «empresas» que le prestan servicio.

En cuanto a Ciudadanos, la diputada Mercedes Ventura ha apostado por incrementar en un 50% la inversión en ayudas públicas para el Primer Ciclo de Infantil, además de fomentar desgravaciones fiscales que faciliten la conciliación. Ha destacado además que su partido apuesta por la renovación de conciertos atendiendo a la demanda social de las familias y por dotar a los profesores de ambas redes de la misma oferta formativa, evitando diferenciaciones.

Respecto al debate lingüístico, ha abogado por facilitar la elección de lengua de enseñanza a las familias y ha instado a reforzar el papel de la inspección. También apuesta por crear programas para fomentar el inglés y la educación física en horario extralectivo (por ejemplo en julio) o por impulsar una ley para prevenir el acoso escolar que incluya más inversión en recursos especializados. En cuanto a infraestructuras, se ha comprometido a la eliminación de los barracones.

Por lo que respecta a Podemos, su diputado César Jiménez ha coincido con la idea de acabar con las aulas prefabricadas, incluyendo además un plan integral para reformar centros con problemas de infraestructuras, y se ha referido a la necesidad de sacar adelante una Ley Valenciana de Educación en la que participe el sector y que sirva de marco legal al que atenerse, por ejemplo, en cuestiones relacionadas con los conciertos educativos. También ha dejado claro que la enseñanza pública ha de ser el eje central de la planificación «reconociendo el papel de los concertados». En este sentido ha abogado por «ofrecer un marco de relación» entre redes. En cuanto al 0-3, ha señalado que el impulso de la oferta gratuita debe llegar desde la pública.

Respecto al modelo lingüístico los tres partidos del Botánico han defendido la vigencia de la actual ley, que fija porcentajes mínimos en las lenguas oficiales, mientras que el PP y ciudadanos han apostado por su derogación al considerar que no garantiza una enseñanza mayoritariamente en castellano.