«Cuando duermes en la calle, cien euros es como si te tocara la lotería»

El indigente con la frente tatuada. / efe
El indigente con la frente tatuada. / efe

El indigente tatuado en la frente denuncia los hechos | Los comerciantes británicos de Benidorm han recaudado ya 3.200 euros para ayudar a la víctima y borrar el nombre que le grabaron

REDACCIÓN/EFE

El indigente polaco al que unos británicos tatuaron en una despedida de soltero el nombre en la frente del novio, a cambio de 100 euros, regresó ayer a Benidorm y denunció los hechos ante la policía. Tomek, que así se llama, acudió a las dependencias del Servicio de Atención al Turista Extranjero (SATE) para interponer una denuncia, acompañado de Karen Maling, la presidenta de la Asociación de Comerciantes Británicos de Benidorm, que fue quien denunció los hechos e inició una recogida de dinero para borrarle el tatuaje.

El indigente de 34 años afirmó que solo tomó parte en esta acción un británico, y no un grupo de turistas de esa nacionalidad, y que, al parecer, el nombre que lleva en la frente (Jamie Blake) es el de la novia de esta persona. Sobre el británico que le hizo la proposición, dijo que también «estaba bebido, pero no puede decir que no sabía nada porque él me hizo las fotos mientras me tatuaban». «Cuando duermes en la calle, cien euros es como si te tocara la lotería», manifestó sobre cómo aceptó ese trato.

También criticó el comportamiento del tatuador porque sabía que él estaba borracho. «Espero que se haga justicia», agregó Tomek. El indigente pasó los últimos días en Granada, ajeno al revuelo que había levantado su caso, y afirmó que se enteró «hace tres días» del asunto a través de un amigo compatriota que lo había visto en una red social.

«Después, la bomba explotó», señaló. El ciudadano polaco aseguró que ahora se siente «muy feliz» por el elevado número de personas que le han apoyado, lo que ha propiciado que la recogida de fondos que se abrió para ayudarle se haya elevado hasta más de 3.200 euros. Este dinero servirá para tratar los problemas de espalda que presenta y para su ingreso en una clínica para tratar su enfermedad de alcoholismo. Tomek espera ahora que su caso «pueda servir para ayudar a más gente» que vive en la calle.

 

Fotos

Vídeos