Los directores de colegios deberán tener formación en igualdad de género

Una profesora de un centro público en clase. / sergio pérez/reuters
Una profesora de un centro público en clase. / sergio pérez/reuters

Educación presenta 30 medidas para evitar diferencias entre mujeres y hombres en la docencia y acredita que las primeras cobran de media un 5% menos

J. BATISTA

La Conselleria de Educación presentó ayer a los sindicatos docentes su primer plan de igualdad, que contempla 30 medidas a implantar o desarrollar en los próximos cursos dirigidas a todo el colectivo de profesores y que tendrá una vigencia de cuatro años.

Entre ellas figura un nuevo requisito que se incluirá en las convocatorias para acceder a la dirección de un centro público: la formación en igualdad de género. La medida no señala cómo se concretará, pero lo lógico es pensar que se trate de algún curso impartido por alguna entidad académica reconocida. Sí se señala que se implantará a partir de este mismo curso.

uSexenios
Evitar que los años de excedencia no remunerada por cuidado de un familiar perjudiquen a la hora de conseguir este complemento salarial.
uComisiones de servicio
Que sea motivo para solicitarla -cambiar temporalmente de puesto docente- el estar inmersa en un tratamiento de fertilidad.
uViolencia de género
Crear mecanismos para que los permisos, excedencias o traslados de las víctimas se tramiten rápidamente.
uSensibilización
Campañas para que los hombres soliciten los permisos necesarios para posibilitar la corresponsabilidad.
uFormación
Acceso preferente para quienes vuelvan de un permiso por atención familiar.

En la misma mesa de negociación se trató también la resolución que convocará el procedimiento para cubrir los puestos de director o directora que queden vacantes al final del ejercicio actual. Todavía no aparece la nueva condición teniendo en cuenta que el citado plan aún es un borrador. Hasta ahora, este tipo de formación complementaria puede utilizarse a la hora de valorar los méritos de los aspirantes.

Otra de las medidas plantea adaptar a la ley la normativa relativa a la dirección, promoviendo «la representación ponderada, o en su defecto equilibrada, de mujeres y hombres en las juntas directivas de los centros». La misma idea se plantea para la composición de los tribunales y los órganos de selección del personal docente, y además se destaca el fomento de la participación de las mujeres en órganos de participación y representación de los centros.

El impulso de investigaciones en igualdad y coeducación por parte del colectivo docente, promover que las actividades de formación a las que acceden introduzcan «la perspectiva de género y las nuevas masculinidades» o favorecer que los tutores de los alumnos del máster obligatorio para ser profesor tengan este tipo de formación en igualdad son otras de las iniciativas planteadas.

Buena parte de las medidas tienen que ver con las condiciones laborales, algunas ya aprobadas o en proceso de aplicación, como la ampliación del permiso de gestación a dos semanas, que se acumulan a la baja por maternidad, o avanzar hacia la equiparación de la duración del permiso de paternidad, objetivo que plantea el Gobierno y que de momento llegará a ocho semanas. Según informó el Stepv la conselleria anunció ayer en la mesa que ya trabaja en este reconocimiento.

También se contempla evitar la penalización que supone coger una excedencia por cuidados de un familiar a la hora de acceder o actualizar el complemento salarial de los sexenios, que tiene que ver con las horas de formación continua que acumula un profesional.

Diagnóstico

Antes de las medidas el plan traza el diagnóstico de la situación actual en los centros en base a cantidad de estadísticas. El sector docente está feminizado (69% de mujeres), aunque si se analiza por cuerpos los hombres siguen teniendo más presencia en los considerados superiores, como la inspección (62,7%) y las cátedras de Secundaria (63%) de Música y Artes Escénicas (60,6%) y de Artes Plásticas y Diseño (80% de un total de cinco). Sucede lo mismo entre el personal técnico de FP (55,2%). El porcentaje medio (69%-31%) difiere si se analizan los cargos directivos en base al género, ya que las mujeres ocupan el 56,7% del total.

Si la mirada se fija en los apartados correspondientes a licencias y reducciones horarias, muchas vinculadas a cuidados familiares y a la conciliación, queda patente que estas tareas son asumidas mayoritariamente por las maestras y profesoras. Sirve el ejemplo de los permisos relacionados con el ámbito familiar, solicitados en un 84,39% por mujeres. En cuando a la minoración de la jornada de trabajo, copan el 60%, y en relación a las excedencias, que pueden ser forzosas o voluntarias por motivos familiares o interés particular, llegan al 82%.

Otro apartado interesante tiene que ver con la retribución en función del género. Si bien por ley la nómina es la misma por el mismo trabajo, si se analiza la masa salarial total se concluye que las mujeres docentes cobran, de media, un 4,92% menos que los hombres. Es la llamada brecha salarial de género.

Para el cálculo se han tenido en cuenta el sueldo base y cualquier complemento (desde los de cargo directivo hasta los vinculados con la antigüedad). En términos globales, la masa salarial media de las mujeres es de 35.436 euros frente a los 37.269 de los hombres. En todas las categorías salvo entre los profesores de Religión la tendencia es la misma. El plan cita tres causas: más antigüedad en los cuerpos de los hombres, menos complementos por cargo de las mujeres y su mayor protagonismo en bajas maternales y permisos para cuidados familiares.

 

Fotos

Vídeos