Desarticulada una banda que introducía cocaína a través del puerto de Valencia

Desarticulada una banda que introducía cocaína a través del puerto de Valencia

La policía confisca ocho kilos de esta droga que la organización envió en un contenedor a modo de prueba con el método del 'gancho ciego'

J. CANO/I. LILLOVALENCIA.

Otro golpe al narcotráfico. Una investigación conjunta de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria ha permitido cerrar una puerta de entrada de cocaína a través del puerto de Valencia. En la operación han sido detenidas ocho personas, entre ellas cuatro trabajadores del puerto de Málaga, y se han realizado seis registros.

Los investigadores se incautaron de ocho kilos de cocaína que habían sido enviados al puerto de Valencia por la organización, como primer envío de prueba mediante la modalidad del 'gancho ciego', un método que requiere la complicidad de trabajadores infieles y que consiste básicamente en que, una vez revisados los contenedores por Aduanas, estos empleados vuelven a abrirlos, introducen la mercancía y le colocan precintos prácticamente idénticos a los originales.

En esta ocasión, el cargamento fue retirado el pasado mes de julio del interior de un contenedor desembarcado en el puerto de Valencia. El envío tenía como destino final el puerto de Málaga, lugar donde la organización intentó sin éxito extraer la mercancía ilícita. Los agentes descubrieron que una organización estaba intentando abrir una nueva vía de entrada de cocaína en España. Para lograrlo habían mantenido contactos, desde finales de 2018, con trabajadores el puerto de Málaga, tres de ellos son estibadores, según las fuentes consultadas, quienes presuntamente se habrían mostrado dispuestos a colaborar en su objetivo.

El pasado mes de junio de 2019, los investigadores de la Policía Nacional detectó la partida de los posibles contenedores que pudieran transportar la cocaína que los miembros de la organización habrían introducido en Brasil, utilizando el método del 'gancho ciego', con destino final al puerto de Málaga.

Así se identificó una partida de 12 contenedores que tenían su origen en el puerto brasileño de Santos y que se encontraban en Valencia a la espera de ser trasladados en otro barco hasta su destino final en Málaga. El precinto de uno de los envíos no coincidía con el que figuraba en el conocimiento de embarque procedente del puerto de Salvador (Brasil). Tras su apertura se observó una bolsa en cuyo interior había ocho paquetes, envueltos en cinta adhesiva, que ocultaban un total de ocho kilos de cocaína.

La organización estaba perfectamente estructurada para llevar a cabo todas las tareas necesarias que les permitirían abrir una nueva vía de entrada habitual de cocaína en España a través del puerto de Málaga, hasta el momento al margen de los circuitos más habituales utilizados por los cárteles de la droga, como son los de Algeciras o Valencia.

Tras las investigaciones, se han podido determinar los diferentes roles jugados por los investigados. Así se localizó al encargado de proporcionar y dar salida, a través de sus asociados en Brasil, de la cocaína que sería introducida en el contenedor con destino a España. Igualmente se logró identificar a su enlace con el resto de los investigados, así como a su hombre de confianza, según ha informado la Policía Nacional.

Otro papel muy relevante lo desempeñaba un trabajador portuario de Málaga que facilitaba la infraestructura necesaria para llevar a cabo la extracción de la droga del contenedor. La policía también identificó e investigó a varios trabajadores que se movían con libertad por todo el recinto portuario, incluida la zona donde se ubican los contenedores.

Utilizaban sistemas de comunicación encriptados

Algunos de los implicados empleaban extremas medidas de seguridad en cuanto a sus comunicaciones se refiere, y desde el inicio y a lo largo de la investigación usaron sistemas de comunicación encriptados para evitar ser descubiertos. En el transcurso de las pesquisas se pudo determinar que uno de los investigados también se dedicaba al cultivo de marihuana. Los policías observaron cómo este individuo cargaba enseres en un camión antes de partir rumbo a Francia, por lo que avisaron a la policía de este país y pudieron confiscar 37 kilos de marihuana.