Denuncian que el nuevo centro de salud de Pintor Stolz abrirá sin celador y «a medio gas»

Centro de Salud Pintor Stolz de Valencia./J. Peiró
Centro de Salud Pintor Stolz de Valencia. / J. Peiró

CCOO critica que el ambulatorio carecerá de personal que controle las entradas y salidas

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO ha denunciado el modo en el que se va a proceder a la próxima apertura del nuevo centro de salud Pintor Stolz de Valencia. Lo va a hacer, según han revelado desde el sindicato, «a medio gas» y sólo con la unidad de salud sexual y reproductiva.

Este centro inició su construcción hace varios años y ha finalizado la obra recientemente. Tiene prevista su apertura oficial el 1 de abril aunque, de momento, sí que se va a prestar ya el servicio de la Unidad de Salud Sexual y Reproductiva.

Ahora bien, este funcionamiento inicial tiene algunas lagunas, según han explicado desde CCOO. Y es que el centro nace con una dotación de personal que no incluye al celador, que es el encargado, entre otras cosas, de abrir y cerrar las puertas. Esta función la tendrá que hacer un celador o celadora de otro centro.

Entre las tareas del celador también está la vigilancia y control de las entradas y salidas de las instalaciones. Es precisamente por ello por lo que la federación de sanidad considera un problema que esta figura no esté presente durante todo el día. «Los trabajadores del centro se quedarán sin personal que controle la entrada. El personal estará en sus consultas o despachos, realizando unas funciones que requieren mucha intimidad por lo delicado de sus actuaciones y las puertas estarán abiertas a cualquier persona que quiera entrar y deambular por las instalaciones», reflexiona el sindicato.

CCOO se pregunta «si la cabeza pensante que ha propuesto esta apertura a medio gas no ha pensado en la dotación necesaria para esta unidad que estará en funcionamiento, sabiendo que la figura del o de la celadora es fundamental en un centro sanitario». Así, desde la federación de sanidad han destacado que «nos oponemos a la apertura de una instalación que no cumpla los requisitos necesarios para el buen funcionamiento de la misma».