Los delitos sexuales se disparan en la Comunitat con 131 violaciones en nueve meses

Más de 800 sospechosos fueron detenidos el año pasado y ocho de cada diez casos que se producen en la región acaban resueltos

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

Los delitos sexuales como el que sufrió la joven Laura Luelmo se están disparando en la Comunitat Valenciana. Los datos más recientes del Ministerio del Interior muestran que el año pasado estos actos deleznables, muchos enmarcados en la violencia machista, alcanzaron la cifra más elevada de los últimos ocho años: casi 1.350 denuncias. Segundo dato preocupante: llevan desde 2013 en aumento ininterrumpido y durante este año la situación no mejora lo más mínimo. Al contrario, empeora. El cotejo hasta septiembre revelaba un nuevo incremento próximo al 20% en la delincuencia sexual.

Si nos fijamos únicamente en las violaciones con penetración, también malas noticias: si bien el año pasado descendieron ligeramente en la región, en 2018 han vuelto a elevarse con 131 contabilizadas por el Gobierno hasta septiembre. Del amplio abanico de delitos sexuales, el año pasado hubo ascensos en la cifra de denuncias por corrupción de menores y pornografía con menores. También en lo que Interior engloba como 'otros contra la libertad sexual', en los que se encuentran, por ejemplo, los abusos o el exhibicionismo.

En el análisis por sexos, no hay duda. Las mujeres son apabullante mayoría entre las víctimas de delitos sexuales. Interior contabilizó el año pasado casi 1.300 víctimas femeninas frente a las algo más de 216 de sexo masculino. Los casos de víctimas varones suelen ceñirse a la infancia, etapa en las que los menores padecen abusos o violaciones por parte de familiares o conocidos.

La Guardia Civil arresta a un exhibicionista que acosaba a los alumnos de un colegio de Benicarló

La respuesta policial

Como contrapunto al dolor de los delitos sexuales nos encontramos con una respuesta bastante eficaz de las Fuerzas de Seguridad. Al igual que ha sucedido con el caso de Huelva, quedan esclarecidos un 80% de los casos que se producen en la región, con más de 800 detenidos durante el año pasado. Cada semana acaban arrestados 16 delincuentes sexuales de media, ya sea un violador, un abusador, un exhibicionista o un acosador de menores.

Beatriz de Mergelina es la psicóloga al frente de CAVAS, el Centro de Ayuda a Víctimas de Agresiones Sexuales en la Comunitat. Conoce de cerca la estela de miedo e inseguridad que deja una violación, el amargo proceso de la doble victimización o el infierno de los niños que han sufrido abusos.

En su opinión, el aumento de delitos contra la libertad sexual en la Comunitat, guarda relación con «los muchos casos que se producen a través de internet o con la sumisión química». Son los abusos o agresiones después de que la víctima sea drogada, habitualmente con sustancias en una copa, durante salidas nocturnas o fiestas de jóvenes.

El 'grooming' no da tregua

Destaca también el aumento del 'grooming' (el acoso sexual de adultos a menores a través de chats o redes sociales). «Antes los pederastas lo tenían más difícil, tenían que acercarse a sus víctimas trabajando como monitores. Ahora es mucho más sencillo. Ordenador, Whats App...».

«Antes los pederastas lo tenían más difícil. Hoy la tecnología se lo pone más sencillo»

Los adolescentes, advierte, «aún no son aún suficientemente conscientes» del 'sexting' (envío de fotos o imágenes sexuales entre parejas). «Hay veces que esa imagen salta a la red por acción de una tercera persona o un novio resentido y ya es muy difícil pararlo».

De Mergelina demanda «más concienciación, sensibilización y prevención en jóvenes y adultos». Ante la sumisión química, «depende del hospital o centro de salud o comisaría, pero los protocolos ante la sumisión química no siempre se siguen a rajatabla». Según lamenta, «hace poco una mujer sufrió un caso de sumisión química y en el centro de salud le dijeron que si no había denunciado no le hacían analíticas».

Susana Gisbert, fiscal de Violencia contra la Mujer en Valencia, achaca el incremento de delitos sexuales a «la falta de una educación en igualdad y de conciencia de la gravedad de estos delitos y las consecuencias del machismo».

Y mientras la educación falla, los actos contra la libertad sexual se repiten día tras día. La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 40 años como supuesto autor de ocho delitos de exhibicionismo ante menores en Benicarló.

Las investigaciones se iniciaron a principios de mes. La dirección de un instituto de Benicarló alertó de que una persona estaba realizando actos obscenos delante las alumnas. El sospechoso actuaba siempre de la misma manera: se aproximaba a las víctimas con un vehículo en el horario de salida del centro escolar. Según explicaron fuentes de la Benemérita, captaba la atención de las chicas con el pretexto de pedir información sobre el modo de llegar a Vinaròs.

Mientras las víctimas le daban indicaciones del camino que debía tomar, el autor aprovechaba para masturbarse en presencia de las niñas, mostrando sus genitales. Tras obtener su descripción, la Guardia Civil abrió una investigación y logró identificar y detenerlo. Ya ha sido puesto a disposición judicial.