Uno de cada cuatro dependientes está a la espera de recibir las ayudas

Las demoras aumentan con el aluvión de nuevas solicitudes registrado este año y los afectados reclaman más personal y recursos económicos

DANIEL GUINDOVALENCIA.

La lista de espera para obtener las ayudas previstas en la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia lleva tres meses consecutivos aumentando y roza ya los 25.000 solicitantes. Uno de cada cuatro, aproximadamente, todavía no cuenta con una plaza en un centro o alguna prestación económica que haga más llevadero su día a día. Así lo reflejan los datos que mensualmente difunde la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. En la actualidad -a fecha 1 de julio- son algo más de 82.000 los beneficiarios de alguna de las ayudas previstas en la normativa, pero otros 24.659 están en lista de espera. De ellos, la gran mayoría cumple con los requisitos para obtener las prestaciones ya que, normalmente, apenas el 15% de las solicitudes suele rechazarse. Además, se contabilizan otros 1.500 casos en los que el procedimiento se ha paralizado a la espera de que los interesados aporten algún tipo de documentación adicional.

Estas cifras comienzan a preocupar al sector ya que, en los dos últimos veranos, siempre se han vuelto a incrementar las demoras y las listas de espera han crecido entre dos y tres mil personas. Sin embargo, desde comienzos del pasado ejercicio -hace ya más de un año y medio- no había aumentado tanto el número de solicitantes sin prestación. Así las cosas, el departamento que lidera Mónica Oltra no logró cumplir su compromiso de acabar con las listas de espera a lo largo de la pasada legislatura y el arranque de la actual está siendo, si cabe, todavía peor para los solicitantes.

Buena parte de culpa de este aumento de residentes sin prestación la tiene el aluvión de nuevas solicitudes presentadas desde comienzos de año -de media, cerca de 4.000 nuevas al mes-, por lo que el ritmo actual de llevar a cabo las valoraciones no ha podido asumir todas las peticiones presentadas. Al respecto, desde las plataformas de dependientes advierten a la conselleria que «no se puede escudar» en este repunte de solicitudes «porque, si no, nunca acabarán con las listas de espera». Por tanto, los afectados también achacan la situación a «falta de personal y recursos económicos suficientes», como apunta Carme Santamaría, secretaria y portavoz de la Plataforma de la Dependència de Castelló. La parálisis que generaron las pasadas elecciones autonómicas y, posteriormente, los comicios municipales también ha agravado la situación. Los afectados critican, en esta línea, las diferencias de tiempos de espera de unas localidades a otras -las valoraciones las hacen los servicios sociales municipales-, por lo que existe un «agravio comparativo» entre unos solicitantes y otros.

Desde las plataformas, asimismo, afean a Igualdad otro retraso, el de los procesos de responsabilidad patrimonial, en el que una cantidad cercana a los 800 afectados todavía no ha cobrado la minoración de las prestaciones que sufrió durante la crisis económica, y que Oltra se comprometió a devolver. Por último, desde el ámbito de la dependencia vuelven a insistir en la carencia de una oferta adecuada de plazas en centros especializados y residenciales, o en la extensión de otras prestaciones, como los cuidados profesionales en el domicilio o la implantación del asistente personal.

Más