Los contratistas recuerdan a Ábalos que ya hay un estudio para el túnel de Serrería

El Ayuntamiento afirma que no prevé construir más viviendas para financiar las obras que las aprobadas ya en el Grao y las Moreras

P. M.

valencia. La Cámara de Contratistas de la Comunitat recordó ayer al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que ya existen estudios realizados para la prolongación del túnel de Serrería y que la opción elegida por el Ayuntamiento fue la segunda, con un túnel que cruza el viejo cauce y llega hasta el sur del camino de las Moreras, con un coste de 78 millones de euros.

Fuentes de la entidad señalaron esta circunstacia al hilo del anuncio realizado por el titular de Fomento el lunes antes de un almuerzo celebrado por la Asociación Valenciana de Empresarios. Ábalos anunció un estudio informativo para «analizar las distintas opciones de prolongación del túnel actual por su extremo sur en función de diversos aspectos (coste, funcionalidad, afección medioambiental, dificultad constructiva, afección a la explotación ferroviaria, etc.)».

Desde la Cámara de Contratistas indicaron que el 23 de enero de este año se redactó un informe analizando los puntos críticos y cuellos de botella que presenta en la actualidad el corredor mediterráneo, uno de ellos la prolongación del túnel.

Además, la ingeniería LKS.NES entregó a la empresa estatal Adif en 2016 un estudio de las tres alternativas previstas, dependiendo de la longitud del túnel, donde también se hablaba de la viabilidad técnica y alternativas económicas. El Ministerio habló ayer de un concurso que dará un plazo de 24 meses y un coste de 348.455 euros, lo que es considerado «excesivo» en el primer apartado por los contratistas.

El anuncio de este lunes se completaba con algunas referencias a la financiación, al hablar del «principio de que los aprovechamientos urbanísticos que pudieran atribuirse a los suelos ferroviarios desafectados, deberán utilizarse para la financiación y administración de las infraestructuras ferroviarias».

En realidad, esto ya está regulado por el Ayuntamiento desde hace años, precisaron fuentes municipales, al indicar que se trata de «cargas urbanísticas y no aprovechamientos». Así, los promotores de la avenida de Francia y el barrio de las Moreras ya han depositado su parte de la financiación en el Consistorio, lo mismo que harán las empresas inmobiliarias del nuevo Grao. En la parte sur, en la pedanía de La Punta, no se contemplan edificaciones más allá de consolidar las actuales.