El Consell quiere reducir la jornada laboral a los funcionarios que vayan a trabajar sin coche

Motos aparcadas junto al complejo 9 d'Octubre. / damián torres
Motos aparcadas junto al complejo 9 d'Octubre. / damián torres

La Generalitat argumenta dificultades legales tras desistir de pagar más a los trabajadores públicos por acudir a su puesto de trabajo sin vehículo propio

PACO MORENO

Finalmente, el Consell no pagará más a los funcionarios que acudan a trabajar al complejo administrativo 9 d'Octubre sin coche, utilizando un modo de transporte sostenible o simplemente andando. La decisión aparece en la aprobación definitiva de un plan de movilidad que afecta a 2.500 funcionarios y se argumenta la eliminación del documento inicial en «su compleja implementación legal». En la actualidad, el 32% de los que viven en Valencia acuden en vehículo privado, que se eleva al 67% para los que residen en otros municipios.

Vota

Pagar más a los funcionarios que fueran a trabajar a pie, en bicicleta o patinete era algo que apareció en el plan que salió a exposición al público el pasado 21 de noviembre. Desde el principio se convirtió en una de las medidas estrella y más comentadas, pero no será una realidad.

En el apartado de alegaciones, algunas se referían a esta cuestión. «Inadecuado sistema de incentivos monetarios ni en bonificación de tiempo; precisamente los que vivimos fuera de Valencia no estaríamos incluidos por una mala/deficiente gestión de transporte público», se cita en una de ellas.

Los departamentos del complejo tendrán bicicletas eléctricas para moverse por Valencia

Se estima parcialmente dado que el Plan de Movilidad sí mantiene la segunda parte de la recriminación. «Se planteará una prueba piloto en la ciudad administrativa sujeta a la decisión de la Mesa Sectorial de la Función Pública», responden. La normativa que entra en vigor quiere premiar a los funcionarios con una bonificación de tiempo, donde se indica una «reducción en seis minutos de la jornada laboral, lo que supondría 30 minutos menos a la semana, aumentando el tiempo de cortesía en el fichaje».

El Plan de Movilidad responde a la necesidad de que los funcionarios utilicen más el transporte público o vehículos de movilidad personal, aunque el complejo 9 d'Octubre, las cuatro torres que se levantan sobre la antigua cárcel Modelo, tiene un aparcamiento subterráneo de 620 plazas donde se permite estacionar a los empleados por orden de llegada, además del parque móvil.

El 32% del personal que reside en el municipio acude en su vehículo privado a la oficina

Durante el período de información pública del Plan de Movilidad se recibieron 20 notificaciones de personas o entidades, que realizaron un total de 68 alegaciones y cuatro aportaciones. Del conjunto, tres se han aceptado, ocho en parte y en el resto se ha realizado alguna aclaración de los técnicos.

Había otro incentivo para que los funcionarios no acudieran a la oficina en coche que se matizado. «La bonificación con obsequios quedará enmarcada en actividades que se realicen durante la Semana Europea de la Movilidad», se responde en otra de las alegaciones.

Sí que se acepta una referida al teletrabajo. «Otra de las sugerencias que creo que pueden ayudar a disminuir el uso de los coches y motos es desarrollar el publicitado Plan de Teletrabajo, desde que se publicó el decreto no se sabe nada de la intención del Consell de permitirlo», señala un alegante con cierta retranca. La respuesta es que el plan aprobado «incluirá una ficha de actuación para el fomento del teletrabajo», sin más concreción.

Una de las alegaciones sobre los incentivos para el uso del transporte público iba más allá, al señalar las deficiencias de conexión con algunos barrios de la ciudad o municipios del área metropolitana. El propio plan señala como uno de los objetivos conseguir que mejoren las frecuencias de paso de la EMT.

«El Plan de Movilidad ha detectado que de los 15 barrios donde residen alrededor de la mitad de los trabajadores residentes en la ciudad (el 64,6% del total), existen insuficiencias en el servicio de autobús urbano en los barrios de Benicalap, Malilla, Monteolivete y Torrefiel. Se considera como óptimo un tiempo de recorrido inferior a 40 minutos en autobús con un máximo de diez minutos andando, no detectándose niveles superiores a estos en las conexiones con la zona centro y la ciudad administrativa», se dice.

Ya en clave interna, se habla de «establecer en el medio-largo plazo, la implantación de una tarifa que desanime de obtener la autorización a quien no necesite el aparcamiento cotidianamente, adecuando autorizaciones a disponibilidad de plazas. Se dará siempre preferencia a los vehículos de bajas emisiones».

El documento habla también de la creación de una flota de bicicletas eléctricas para desplazamientos en misión de trabajo dentro de la ciudad, la electrificación progresiva de la flota de vehículos oficiales o la construcción de estacionamientos para bicis y patinetes eléctricos, sobre todo en los patios.