El Consell eliminará desde el 1 de agosto las ambulancias para atender avisos domiciliarios

Acceso al centro de Salud de San Isidro. / irene marsilla
Acceso al centro de Salud de San Isidro. / irene marsilla

El Sindicato de Enfermería denuncia ante Trabajo la situación que vivirán los sanitarios de los centros de salud

Ó. DE LA DUEÑA

Los centros de salud de la Comunitat se quedarán a partir del 1 de agosto, y de forma indefinida, sin ambulancias para atender urgencias a domicilio. La Conselleria de Sanidad ha optado por suprimir los vehículos de Transporte no Asistido (TNA) y deja en manos de cada Departamento de Salud la búsqueda de una solución para que facultativos y enfermeros se desplacen hasta los hogares de los pacientes en cada población.

Esta medida afecta sólo a los consultorios médicos y no a los hospitales, como indicaron desde el departamento que dirige la socialista Ana Barceló. Los centros de salud cuentan hasta el momento con las TNA, conocidas también como ambulancias 'blancas'. Se trata de vehículos que se emplean para el transporte del personal sanitario a los domicilios particulares de pacientes impedidos o que no pueden acercarse a visitar a su médico de cabecera.

Encuesta

Pero este servicio expira en tan sólo dos semanas y ni pacientes ni personal sanitario atisban solución alguna. Estos vehículos se usan fundamentalmente en los servicios de urgencias de los centros de salud, entre las 15 horas y las 8 del día siguiente, durante todo el intervalo de tiempo en el que el médico de familia no está operativo.

Los doctores de atención primaria son los encargados de atender a los usuarios que no pueden acudir al centro. En ocasiones utilizan sus vehículos y otras veces se desplazan en las TNA, en función de la dolencia del paciente.

De hecho, los facultativos de cabecera cuentan con un complemento en su salario para cubrir los gastos por estos desplazamientos. Pero el problema llega a los centros de salud en la franja horaria en que sólo está de servicio el cuerpo sanitario de urgencias, es decir médicos y enfermeros que están contratados sólo para atender los casos apremiantes y que realizan turnos de entre 17 y 24 horas.

Para estos profesionales la medida tomada por el Consell «va en contra de la atención de calidad», como indicaron sanitarios del centro de salud de Corea de Gandia. Este recinto atiende a enfermos de toda la Ciudad Ducal y de poblaciones a 15 y 20 kilómetros de distancia, como es el caso de Ador o Barx.

Por ello, tanto facultativos como enfermeros lamentaron la decisión de Sanidad. «Nos proponen que cojamos nuestro coche o un taxi», dijo ayer un doctor de Gandia. Esto para los facultativos es «una aberración», ya que para atender a un enfermo hay que ir provisto de material: «No sólo hay que llevar el maletín básico, debemos ir provistos de oxígeno, vías y goteros, por ejemplo. Nunca sabes qué vas a encontrar, además de que conducir con horarios de trabajo tan extensos puede suponer un peligro».

Ante esta situación el Sindicato de Enfermería SATSE ha notificado ante Inspección de Trabajo la situación a la que se someterán los empleados sanitarios desde agosto: «Este organismo ya instó hace meses a Sanidad a convocar una reunión para hallar una solución, pero no se ha celebrado».

Además lamentan que la Conselleria deje la pelota en el tejado de cada departamento de Salud y sea incapaz de remediar este problema.

Más

 

Fotos

Vídeos