El conflicto entre autonomías pone en riesgo el trasvase para la Comunitat

Castilla-La Mancha planea cambiar su estatuto para desalar y reducir el agua que se destina del Tajo al Segura en Valencia y Murcia

EP/EFE VALENCIA.

La guerra de agua sigue abierta y los conflictos entre las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha y Murcia ponen en riesgo que el trasvase Tajo-Segura llegue en condiciones a la Comunitat. Una situación que vuelve a aumentar la preocupación de los regantes valencianos.

El presidente manchego y candidato a la reelección, Emiliano García-Page, advirtió ayer de que su región «no quiere dinero, quiere agua», y por ello amenaza con ir hacia un aumento de la desalación del agua en la Comunitat y Murcia, hasta duplicarla en 2021 o incluso llevar el compromiso al 2022, pero con el objetivo de ir reduciendo el agua que se deriva al trasvase. «El cambio no se va a producir de manera brusca, ni nadie lo busca», afirmó el presidente manchego, que sostiene que Castilla-La Mancha no desea que la Comunitat y Murcia «se queden sin agua», ni hacer daño a ningún territorio, sólo busca que «haya una alternativa que ya existe».

García-Page asegura que si Murcia modifica su estatuto de autonomía para blindar el trasvase Tajo-Segura, él propondrá también un cambio del Estatuto castellanomanchego para que se blinde el agua del río en la cuenca natural del Tajo. Recordó además que hay varias sentencias del Tribunal Supremo contra el Plan Hidrológico del Tajo por la falta de caudales ecológicos en el río.

Por su parte, el presidente de la Generalitat en funciones, Ximo Puig, defendió ayer que el trasvase es en estos momentos «absolutamente irrenunciable» para la Comunitat, ya que se trata de un abastecimiento clave de agua para los regantes de Alicante, fundamentalmente, donde más afecta la sequía.

Desde el Gobierno autonómico de Murcia se urgía ayer a la Comisión Central de Explotación del Trasvase Tajo-Segura (CCETTS) a reunirse cuanto antes para aprobar los 20 hectómetros cúbicos de agua solicitados para abastecimiento humano y regadío en su región y en la Comunitat. El PP murciano recordó que la cuenca del Segura se encuentra en una situación de prealerta por sequía y que tanto el abastecimiento como el regadío necesita ese desembalse que el Gobierno manchego niega.