Condenados por intrusismo un falso fisioterapeuta y un higienista dental

Condenados por intrusismo un falso fisioterapeuta y un higienista dental
EFE

Ambos trataban a pacientes sin ser profesionales y reciben penas de prisión y el pago de una indemnización

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

Dos casos de intrusismo médico acaban de recibir sentencia por parte de sendos juzgados en la Comunitat. Un falso fisioterapeuta que llegó a tratar a pacientes pese a ser un 'pseudoprofesional', denunciado por el Colegio de Fisioterapeutas de la Comunitat y condenado con una multa, y por otro lado un ficticio higienista dental sentenciado con dos años de prisión, igualmente por ejercer esta actividad sin estar facultado para ello.

En el caso del falso fisioterapeuta, este «realizaba masajes descontracturantes en su domicilio de Valencia, sin estar capacitado para ello ya que no dispone del título de Grado universitario de Fisioterapeuta», como señalan desde el colegio profesional.

El sujeto fue llevado a juicio por la entidad colegial y por la Fiscalía, y sentenciado por el juzgado de lo Penal número 8 de Valencia con una pena de 12 meses de multa por un delito de intrusismo. Además, deberá indemnizar a la paciente a la que atendió con su tratamiento fraudulento.

La otra sentencia, dictada por el juzgado de primera instancia e instrucción número tres de Sagunto, impone cuatro meses de prisión a un falso higienista dental, igualmente denunciado por el colegio profesional, por «ejercer labores propias de su profesión sin titulación alguna para tal fin», como relata la sentencia.

El procesado reconoció los hechos y alcanzó con el fiscal una sentencia de conformidad. El ministerio público solicitaba inicialmente tres años de prisión. La resolución del juzgado considera probado que el individuo se hacía pasar por higienista dental en un local de Sagunto. El condenado tenía la apariencia de un auténtico higienista, «con los medios adecuados a tal fin, como vestimenta de uniforme sanitario, guantes, mascarilla e instrumental odontológico para realizar las actuaciones». Le faltaba lo más vital: el título y los conocimientos para hacerlo, razón por la que el juzgado le condena por un delito de intrusismo.

 

Fotos

Vídeos