Las concesiones caducadas complican la gestión y las inversiones en polideportivos

Las concesiones caducadas complican la gestión y las inversiones en polideportivos

El PP critica que una treintena de recintos están pendientes de una nueva adjudicación, lo que dificultará la vuelta de las vacaciones

P. M.

El final del verano ha pillado con el pie cambiado a los polideportivos municipales de gestión privada, como denunció ayer el grupo popular. Buena parte de las concesiones están caducadas y eso dificulta la gestión de los recintos y, sobre todo, mejoras en las instalaciones para los usuarios.

El edil popula Juan Giner citó como ejemplo los centros deportivos de Quatre Carreres, Orriols, Patraix, Marxalenes y Abastos, así como más de 30 escuelas de fútbol y otras disciplinas con «concesiones y convenios ya vencidos, lo que podría provocar problemas jurídicos y de funcionamiento».

En el modelo de gestión mixto de las instalaciones trabajan más 1.000 personas junto a los empleados de la Fundación Deportiva Municipal. «Es esencial que el Ayuntamiento acometa cuanto antes la renovación de los convenios y contratos para garantizar su buen funcionamiento». Giner advirtió de que la «falta de seguridad jurídica que tienen los gestores deportivos, provocada por la caducidad de los convenios, les impide que realicen inversiones para mejorar el mantenimiento y conservación de las instalaciones».

La ciudad cuenta con 114 instalaciones públicas, de las que 46 se gestionan a través de clubes

Por esta razón, el PP instará a la junta rectora de la Fundación Deportiva para que se inicien los trámites con la máxima urgencia y poner fin así a una «irregularidad administrativa que ya está afectando al funcionamiento normal de las instalaciones, tal y como sucedió recientemente con el cierre del polideportivo de Quatre Carreres», en referencia a las instalaciones públicas donde trabajan varios equipos y escuelas de rugby. Finalmente, se evitó el cierre con un acuerdo en precario hasta que saliera de nuevo a concurso el recinto.

El concejal consideró «lamentable» la situación de «incertidumbre» creada por el gobierno del Ayuntamiento, que achacó a la «nefasta gestión y a la desidia». Valencia cuenta con 114 instalaciones deportivas, de las que 46 se gestionan a través de convenios con clubes y federaciones, nueve a través de empresas especializadas y el resto de manera directa por parte de la Fundación Deportiva Municipal.

La gestión privada de instalaciones deportivas, explicó Giner, «refuerza nuestro tejido asociativo y ha mejorado el deporte a través de los especialistas directos, llegando a un mayor número de ciudadanos». En su opinión, Ribó «debería dejar de una lado la subida de impuestos que preparay centrarse en que los servicios deportivos de la ciudad, fundamentales para promover una vida saludable, funcionen con los máximos parámetros de calidad».