La concertada tiene más demanda en 20 de los 21 distritos de Valencia

Vicent Marzà saluda a la ministra en presencia de la consejera de Navarra y del secretario autonómico, Miguel Soler. / ep
Vicent Marzà saluda a la ministra en presencia de la consejera de Navarra y del secretario autonómico, Miguel Soler. / ep

Los datos oficiales que maneja el Ayuntamiento establecen que nueve de cada diez plazas libres están en colegios de la red pública

JOAQUÍN BATISTA VALENCIA.

Los colegios concertados de Valencia, que suman algo más de la mitad de las plazas de escolarización, siguen acaparando la demanda de las familias. Lo vuelve a atestiguar la última estadística facilitada por la Concejalía de Educación al grupo municipal del PP, que llegó a mediados de diciembre y se refiere a las plazas vacantes tras la admisión en los centros públicos y en los sostenidos vía concierto.

Como informó LAS PROVINCIAS, el primer informe sobre el mapa escolar de la capital, encargado por el Ayuntamiento a un equipo de investigadores de la Universitat de València, ya dejaba entrever esta conclusión, si bien se basó en el tratamiento de los datos municipales de cursos anteriores. En cuanto al porcentaje de vacantes, plazas que quedan libres en cada una de las redes entre Infantil y la ESO, la pública sumaba el 77,68% del total y la concertada el 21,31%.

En esta ocasión las cifras son las más actuales posibles y según la respuesta provienen de la propia conselleria. El escrito de la concejalía no explica a qué etapas se refiere la información adjuntada, aunque de la pregunta en la que solicitaban los datos se desprende que se trata de Infantil y Primaria, pues se interrogaba al gobierno municipal, específicamente, por estos niveles. También se incluye la estadística referida a 1º de Infantil (tres años), especialmente valiosa en términos de demanda al suponer el punto de acceso al sistema educativo. Y la tendencia es la misma.

En cuanto a los últimos datos municipales, a nivel global la enseñanza pública sumó el 88% de todos los puestos libres (3.367 de 3.835) frente al 12% de la concertada (468). Además, en 20 de los 21 distritos de escolarización de la ciudad esta última red suma menos vacantes que la pública. Sólo en Olivereta se invierte esta realidad. También se da la situación de que en ocho zonas escolares no hay ni una sola vacante, lo que implica que todos sus concertados están llenos. En cambio, hay plazas públicas disponibles en las 21. De las cifras se puede concluir que la mayor tasa de ocupación, que sólo se puede derivar del hecho de sumar una matrícula más elevada, es constante en casi toda la ciudad.

En cuanto a los datos referidos a 1º de Infantil, la distribución porcentual es la misma que a nivel global, con 585 vacantes en la red pública y 79 en la privada sostenida a través del concierto.

«Pese a los reiterados ataques a este modelo de enseñanza, la remunicipalización de escuelas infantiles, el proyecto experimental de aulas de dos años, trastocar el cheque escolar que ha acabado penalizando a muchas familias, al final los padres siguen decantándose por la enseñanza concertada», explica el concejal popular Cristóbal Grau, que pide tanto al Ayuntamiento como a la conselleria que las decisiones que se tomen en materia de enseñanza «atiendan a la demanda real», una reclamación que vincula, por ejemplo, con el proceso de renovación de conciertos de Primaria.

En este mismo sentido, la Mesa por la Educación en Libertad, que engloba a patronales, sindicatos y asociaciones de padres del sector, defendió ayer que «la demanda social es el mejor termómetro para medir las preferencias de la familia y la mejor medida para garantizar la libertad de elección», al hilo de lo recogido en el informe municipal. La entidad también se felicitó de que se quiera ampliar la gratuidad de las plazas de dos años más allá de la red pública, en relación a unas declaraciones del conseller Marzà.

LAS PROVINCIAS ya dio cuenta de los informes de las comisiones de escolarización, referidos a 1º de Infantil, que dejaban patente la preferencia por la concertada. De hecho, hasta el cambio en el Consell en 2015 las clasificaciones autonómicas de centros más demandados -en base a solicitudes brutas de admisión, otra manera de valorar la demanda- estaban copadas por la red. Sin embargo se modificó la metodología, pasando a organizar las listas en función de la ratio resultante entre solicitudes y plazas ofertadas. Así, la mayoría de los centros que aparecían eran públicos.

Más

 

Fotos

Vídeos