La Comunitat, con tradición en las diócesis catalanas

Varios valencianos han sido obispos en la región, algunos muy conocidos como Ricard Maria Carles, Tarancón o Enrique Reig

J. M. VALENCIA.

Los valencianos tienen una larga tradición como obispos en diócesis de Cataluña, con casos muy conocidos como el de Enrique Reig (Primado Reig), que entre 1914 y 1920 fue el prelado de Barcelona, antes de llegar al Arzobispado de Valencia y después al de Toledo. Pero probablemente el caso más emblemático fue el del valenciano Ricard Maria Carles, obispo de Tortosa desde 1969 hasta 1990, cuando pasó a ser arzobispo de Barcelona hasta el año 2004. En total permaneció 35 años en las dos diócesis catalanas, en las que se convirtió en un referente.

Además Vicente Enrique Tarancón, de Burriana, fue durante 19 años obispo de Solsona (Lleida) entre 1945 y 1964. Se convirtió en el prelado más joven de España al acceder con 38 años. Una publicación suya contra el estraperlo le hizo caer en desgracia ante miembros de la clase política franquista, que se enriquecían con esta práctica, y tal vez por esto su carrera eclesiástica permaneció estancada en esa misma diócesis, aunque después fue arzobispo de Oviedo, Toledo y Madrid. Con anterioridad el castellonense Joseph Climent también ejerció de obispo de Barcelona en el siglo XVIII, entre 1766 y 1775. Y el caso más reciente, además de los tres que siguen en activo, ha sido el de Joan Piris, nacido en Cullera, retirado hace cuatro años y que ostenta el cargo de obispo Emérito de Lleida.