La Comunitat sólo recibe un 3% de la inversión precisa para paliar la sequía

Vista de las compuertas del pantano de Forata. / jesús signes
Vista de las compuertas del pantano de Forata. / jesús signes

Un informe de los contratistas fija en 1.500 millones las necesidades y únicamente se han destinado 46 a obras hídricas

JUAN SANCHISVALENCIA.

España esta a la cola de Europa en inversiones en el ciclo hídrico y la Comunitat Valenciana no es una excepción. Según la Cámara de Contratistas, las administraciones (Gobierno, Generalitat y ayuntamientos) sólo han invertido 46 millones en infraestructuras hidráulicas en los últimos dos años.

La cantidad contrasta abiertamente con las obras reclamadas por Seopan, la patronal española de contratistas de obra pública, que en un informe presentado en 2017 y elaborado por las consultoras AT Kerney (norteamericana) y las españolas Sener y PWC reclamaba una inversión necesaria de 1.500 millones para paliar la escasez de agua y propiciar su uso eficiente en la Comunitat, una cantidad que en el conjunto del Estado ascendía a 9.950 millones en entre 2017 y 2021.

Las obras se refieren a todo el ciclo integral del agua que comprende actuaciones de abastecimiento, depuración, desalación o la construcción de estaciones de bombeo, entre otras intervenciones.

Sigue pendiente la red de saneamiento del área metropolitana de Valencia

Los 45,78 millones invertidos por las distintas administraciones entre en dos años y medio suponen sólo el 3% del importe de las obras que tendrían que realizarse en la Comunitat, según el informe de la patronal de los contratistas.

De los 1.500 millones necesarios para completar las infraestructuras hídricas de la Comunitat, 1.260 tienen que ser invertidos por el Gobierno central y hasta el momento sólo ha emprendido actuaciones por valor de 5,96. Otros 234 millones corresponden a la administración autonómica y únicamente ha licitado obras por 39,84 .

Entre las obras pendientes más destacadas se encuentran las obras de infraestructura para el tratamiento y gestión de aguas residuales en la Demarcación del Júcar, que supone una inversión que ronda los 210 millones. Tampoco se ha ejecutado la reordenación de las infraestructuras hidráulicas de la huerta y la red de saneamiento del área metropolitana de Valencia por un importe de casi 160 millones de euros.

Las obras para reducir el riesgo de inundaciones en el bajo Turia, que implica un gasto de 130 millones, siguen pendientes de licitación como tampoco se ha hecho nada para impulsar la modernización de la Acequia Real de Júcar.

También tienden a eternizarse las obras para controlar el riesgo de inundaciones en la Safor o en el norte del área metropolitana de Valencia, unas actuaciones que precisan de una inversión presupuestada de 115 millones.

La construcción de las presas de Sellent, Montesa y Vilamarxant como alternativa a la del Marquesado con un coste de casi 123 millones tampoco se ha ejecutado.

Desalación

Manuel Miñés, gerente de la Cámara de Contratistas, advierte de la «falta de previsión» del Gobierno en la puesta en marcha de las desalinizadoras previstas en la Comunitat. Recuerda que el Ejecutivo únicamente ha conseguido poner en marcha las plantas de Moncófar y Oropesa tras un acuerdo de suministro de última hora con los ayuntamientos de la zona para salvar las ayudas europeas.

Señalan, en este sentido, que la desalinizadora de Sagunto sigue sin ponerse en marcha, mientras que la de Mutxamel está a la espera de que se alcance un acuerdo para poner en marcha el trasvase Júcar-Vinalopó.

La Cámara de Contratistas recuerda que la Audiencia Nacional, a petición de la Agencia Antifraude de la Unión Europea, investiga la financiación irregular del PSOE y si este extremo se confirmara, España tendría que devolver cerca de 217 millones en financiación europea.

Ante ello, los contratistas valencianos se muestran partidarios para acabar con el déficit hídrico de la Comunitat de «acometer un sistema que conecte las cuencas excedentarias (Norte, Duero, Tajo y Ebro) con las cuencas sedientas (Pirineo Oriental, Júcar, Segura, Guadalquivir y Sur), además de la interconexión del Duero con el Tajo.

Más