Las colas del verano: «Pedí cita con el traumatólogo en mayo y me la dieron para octubre»

Urgencias del Hospital La Fe de Valencia./Jesús Signes
Urgencias del Hospital La Fe de Valencia. / Jesús Signes

La sobrecarga que sufren las estaciones de ITV no es la única: las esperas en la época estival van a más en los centros de salud o en las comisarías

ALEJANDRO MARTÍ

«Pedí cita para el traumatólogo en mayo y me la dieron para octubre». Los vecinos de la localidad de Valencia y de los municipios colindantes están hartos de las largas esperas que hay en verano en los servicios públicos. Un trabajador de un centro de salud cercano a una playa de Valencia asegura a LAS PROVINCIAS que «en verano la demanda de gente en los centros hospitalarios es mucho más alta y somos menos personal». Concretamente en su puesto sanitario el número de trabajadores se reduce a la mitad en el periodo estival. «En invierno tenemos dos médicos, dos enfermeros y dos personas de atención y en verano sólo uno de cada», señala. Para solucionar el problema indica que «se debería sustituir al personal que se va de vacaciones» para seguir ofreciendo «los mismos servicios que a lo largo del año».

Las esperas de hasta dos meses en estaciones de ITV de las que ya informó LAS PROVINCIAS esta semana no son las únicas demoras que sufren los ciudadanos durante la época estival. Y es que las colas en los centros de salud se incrementan notablemente en verano. Lola Verdejo, vecina de L'Eliana, asegura que «aunque acudas al centro de salud con cita previa tardas al menos una hora». También critica que «antes la Seguridad Social funcionaba mucho mejor», ya que ahora «no te hacen ni caso».

La situación todavía es peor en las zonas costeras dónde la población se multiplica en estas fechas. Santiago García , vecino del Perellonet, indica que, en caso de urgencia médica, tardan 40 minutos en llegar «a un hospital en el que nos puedan atender en condiciones». El Perellonet únicamente cuenta con un ambulatorio «de servicios mínimos en el que hay mucha cola», añade. Por otra parte, señala que «nos tratan como valencianos de segunda» porque «tenemos las mismas elecciones y los mismos impuestos que el resto de barrios de Valencia, pero no tenemos los mismos servicios», aclara.

Colas en la ITV.
Colas en la ITV. / I. Marsilla

La espera para renovar el DNI en Paterna llega ya al 9 de septiembre

El hombre critica que las zonas costeras del «Perellonet, El Saler y El Palmar» están totalmente abandonas por Ribó, «que aunque no lo parezca también es nuestro alcalde», apostilla.

La espera para renovar el DNI y los pasaportes tampoco se queda atrás. En estos momentos la fecha de reserva de cita previa para renovar el DNI en Paterna es el 9 de septiembre. Los habitantes de otros municipios de más de 30.000 habitantes como Gandía, Sagunto o Torrente también tendrán que esperar hasta finales de agosto para renovar su documentación. Laura Martínez, vecina de L'Eliana, señala que «o pides reserva con mes y medio de previsión o estás perdido». De hecho, asegura que su marido «se iba de viaje y no le daban hora hasta dentro de muchísimo tiempo», por lo que le tuvieron que renovar el DNI 'in extremis' en el aeropuerto, pero «casi se queda en tierra», apunta.

Por otra parte, en esta época del año también son habituales las largas colas de espera en la comisarías de policía. Es el caso de la Comisaría Patraix. Naima Berradia, natural de Marruecos, asegura que «en esta comisaría hay mucha más gente que en comparación con otras». Otra usuaria informa que en esa sede de la Policía «hay que esperar siempre una hora» y nota una gran diferencia en función de la época del año: «En verano hay que esperar más que en invierno». Soirelyn Calvo, cliente de la misma comisaría, afirma que ha llegado a estar «desde las cuatro de la mañana» esperando en la puerta a que la atiendan.

Los vecinos de la provincia de Valencia ya están cansados de las salas de espera. Las colas en los servicios públicos se eternizan en el periodo estival. La demanda aumenta y el personal disminuye. La solución apunta a sustituir a los trabajadores que estén de vacaciones para garantizar la atención necesaria a las personas que lo soliciten.