Colas de doce kilómetros en la A-3 por el éxodo festivo

Desplazamientos de vehículos en la A-3, ayer, en la víspera de Jueves Santo. / irene marsilla
Desplazamientos de vehículos en la A-3, ayer, en la víspera de Jueves Santo. / irene marsilla

J. A. M. VALENCIA.

La entrada a Valencia por la autovía A-3 soportó ayer retenciones que, en suma, alcanzaron los doce kilómetros y se debieron a la llegada masiva de visitantes del centro de la península.

Según fuentes del Centro de Gestión de Tráfico de Valencia, las complicaciones comenzaron en torno a las cinco y media de la tarde, con una congestión de cinco kilómetros entre Manises y la entrada a la ciudad. Otra gran hilera de vehículos se formó poco antes, a la altura de Ribarroja y en el entronque con el 'bypass' para enlazar con las conexiones costeras de Castellón y Alicante. En esta zona, Tráfico contabilizaba siete kilómetros de colas a las siete de la tarde.

Sobre las 18.30 horas, los problemas para la circulación se situaban en la circunvalación V-30 a su paso por Paterna, esta vez a causa de un accidente. La V-31 (Pista de Silla) también estaba saturada con colas de unos dos kilómetros. Por la mañana, la N-332 también soportó retenciones a la altura de Torrevieja y en ambos sentidos, la DGT.

En la Comunitat, es hoy cuando arranca la segunda fase de la operación especial de tráfico de Semana Santa, que se prolongará hasta el próximo lunes. Tráfico espera un movimiento de 1,7 millones de desplazamientos en nuestra región. Para la DGT se trata de uno de los periodos más críticos de todo el año, más incluso que el éxodo de agosto, «por el gran volumen de desplazamientos en un corto espacio de tiempo».

Casi la mitad de los fallecidos en carretera en Semana Santa había consumido alcohol por encima del límite permitido, un porcentaje de positivos superior al del resto del año, que es del 25%.