'Cuéntame' en la Guardia Civil de Tráfico

Uno de los anticuados Patrol empleados por la Guardia Civil, muchos con 20 años de antigüedad y alguno con hasta 500.000 kilómetros./ fotos augc
Uno de los anticuados Patrol empleados por la Guardia Civil, muchos con 20 años de antigüedad y alguno con hasta 500.000 kilómetros. / fotos augc

Coches patrulla con 500.000 kilómetros y en estado deplorable. Los agentes sostienen que la flota quedaría inmovilizada si tuvieran que pasar la ITV

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

Imagine que da la vuelta al mundo con su coche. Le metería entre ruedas y pistones la friolera de algo más de 40.000 kilómetros. Rodaje más que hecho. Imagine que lo hace hasta 10 veces. Además de tiempo y dinero, debería ir pensando obviamente en comprarse otro coche. Su cuentakilómetros superaría ya los 400.000. Pues imagine que después tiene que perseguir con ese vehículo a autores de delitos viales, establecer controles de alcoholemia en los que interceptar a conductores ebrios y vigilar que no se cometen infracciones sobre el asfalto. No lo imagine. Como sostiene el dicho, la realidad suele superar a la ficción. Y en este caso, los cuenta kilómetros de algunos vehículos de la Guardia Civil de Tráfico o de Seguridad Ciudadana en la Comunitat la superan por mucho. Hasta 500.000 kilómetros lucen algunos paneles de vehículos de la Benemérita en Alicante, con hasta dos décadas de antigüedad. «Parecen sacados de un film de terror o de la serie 'Cuéntame'», lamentan desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) de Alicante.

Las fotos que acompañan a estas líneas son la prueba palpable del precario estado de los vehículos. Salpicaderos a punto de desintegrarse, palancas de cambios de marchas prácticamente inexistentes, auténticas marañas. «Si los vehículos oficiales pasarán la ITV civil en vez de la ITV 'militar', ya veríamos si no tendríamos la flota de vehículos inmovilizados», subrayan desde AUGC en Valencia, donde no son ajenos al estado de los coches patrulla.

AUGC

El relato de los propios agentes que se sientan en los Patrol aún empleados en labores de tráfico o de control de la seguridad ciudadana no tiene desperdicio. «Tapicerías rasgadas, volantes o palancas deshechas, lámparas colgando, cableados por el suelo y óxido corrompiendo la chapa de los vehículos», enumeran los responsables de AUGC Alicante.

Desde el sindicato recuerdan que por parte del Ministerio del Interior supone un flagrante incumplimiento de la ley de Prevención de Riesgos Laborales. Incluso animan a entes como la Inspección de Trabajo a «hacer visitas sorpresa a las distintas unidades para ver la realidad que constatamos a diario».

Linternas que se apagan

Los guardias civiles hacen extensible la precariedad material a los cuarteles y oficinas en las que trabajan. Esta semana difundieron en Twitter un vetusto aparato de aire acondicionado (situado a la izquierda de estas líneas), colocado en dependencias de la Guardia Civil de Tráfico de Alicante al no haber otro sistema de climatización disponible. La imagen causó una cascada de reacciones de protesta de otras entidades sindicales y numerosos miembros de la Benemérita.

No es la única carencia. Entre las fotos que facilita AUGC Alicante, deficiencias presentes en una gran cantidad de cuarteles de la Comunitat, hay daños en cornisas y voladizos «con peligro de desprendimiento», suelos resquebrajados, falta de espacio para almacenar material policial y la presencia de «peligrosos cableados». Tampoco el material corre mejor suerte. Como un ejemplo, los agentes «realizan sus labores con linternas anticuadas que tienen en ocasiones incluso más de 15 años, provocando que su batería no aguante ni tan siquiera media hora de actividad».

Fotos

Vídeos