Las citas para el médico de familia se demoran hasta 15 días por la falta de sustitutos en la Comunitat

Saturación en un centro de salud valenciano. /LP
Saturación en un centro de salud valenciano. / LP

El gremio alerta de que la ausencia de pediatras en los meses de verano provoca que muchos menores sean derivados a sanitarios generalistas como los de cabecera

ANA CORTÉSValencia

El Sindicato Médico de la Comunitat Valenciana denuncia que las listas de espera para obtener cita con el médico de familia superan en algunos puntos las dos semanas debido a la falta de sustitutos en época estival. Además, tal y como expone la organización, es común la ausencia de facultativos cuya especialidad es la Pediatría, por lo que los pacientes son derivados a otros sin la misma condición. «Pasan consulta habitualmente médicos de familia aunque en el cartel de la consulta ponga Pediatría», señala la entidad. Aseguran que una de cada tres veces, «esta plaza es cubierta por un médico generalista».

Según la misma fuente, en los centros de salud de la provincia de Valencia la tardanza varía de la semana a los diez días. Sin embargo, los más afectados son los de Alicante, donde se llega hasta los quince días de demora. Para los centros castellonenses, la demora puede alcanzar incluso los doce días.

«Nos encontramos con sustituciones inadecuadas de los médicos en vacaciones por la falta de facultativos en paro con la titulación», critican. Ante la coyuntura, algunas regiones, sobre todo las rurales, han puesto en marcha los Puntos de Atención Continuada (PAC). Abren al público cuando concluye el horario del centro de salud. Se trata de una atención primaria y a cargo del personal de enfermería, que decide cuándo el caso debe derivarse al médico. El sindicato desaprueba este modelo, ya que se otorga «a los enfermeros el diagnóstico», lo que para el colectivo «supondría una reducción de la calidad asistencial».

Sanidad señala que en julio la espera era de dos días y que no hay evidencias de que empeore en agosto

A su juicio, esta espera de hasta quince días en diferentes puntos de la Comunitat provoca que los afectados acudan directamente a las urgencias hospitalarias, con la consecuente saturación que han denunciado «durante todo el verano».

Rafael, un vecino del Eixample de 55 años, está esperando casi una veintena de días para ser atendido por su médico de cabecera en el ambulatorio de Monteolivete. Tras pedir cita «con tiempo» el pasado 4 de agosto, se le asignó la visita el 23 del mismo mes, por tanto 19 días de demora. «El abandono de la asistencia primaria y las urgencias es total. Otros años han sustituido al médico que se marchaba de vacaciones, pero este año no hay ningún facultativo en mi centro», afirma este valenciano. Para él, el desamparo se viene perpetuando desde legislaturas anteriores. «Hizo falta un año para que demostraran que mi madre tenía epilepsia. Las citas con especialistas te las daban a tres o cuatro meses vista y después tenías que solicitar otra visita para realizar pruebas médicas como el TAC», recuerda Rafael indignado.

El grupo parlamentario de Ciudadanos denunciaba ayer en Les Corts la «nefasta gestión y la falta absoluta de planificación» de la Conselleria de Sanidad en relación al colapso de la atención primaria y las urgencias de la salud pública valenciana. El partido expuso que la situación ya se repitió el verano pasado y que se trata de una patología «endémica» del Consell. Recriminan una actuación «vergonzosa» y una inversión sanitaria «sin mejores resultados ni planificación». Atribuyen el origen de esta circunstancia a que los planes vacacionales del personal «se entregan tarde y mal».

El Partido Popular coincide con este argumento y ya censuró la planificación de la Conselleria de Sanidad, incidiendo en que las esperas en urgencias eran «alarmantes» y en que «no se cubrían las vacaciones de los médicos».

No obstante, Sanidad asegura que según los últimos datos disponibles del mes de julio, el 76% de los pacientes tuvieron «visita con su médico de familia en menos de 48 horas», y que los datos del año pasado no indican que en agosto empeore esta tasa respecto al mes anterior.