El cierre de una planta atasca las Urgencias del Hospital de Manises

Usuarios del hospital, ayer, en un pasillo. / lp
Usuarios del hospital, ayer, en un pasillo. / lp

D. G.VALENCIA.

«El personal actual se ve desbordado para atender a los pacientes del departamento». Así de tajantes se mostraron ayer desde el sindicato CSIF a la hora de valorar la situación que atraviesa el Hospital de Manises. De hecho, en la mañana de ayer, 38 pacientes (15 de ellos agudos) esperaban a ser ingresados ante la falta de camas generada por el cierre de toda una planta en verano, servicio que se reabrirá el próximo 1 de octubre. Desde la formación sindical agregaron que el próximo mes, con el concurso de traslados, «la coyuntura será mucho peor, ya que está prevista la marcha de hasta 28 facultativos en los centros de salud, lo que supondrá dejar sin servicio a pacientes o saturar hasta un nivel insospechado al médico que se queda, que tendrá que cubrir varios cupos». Desde la dirección del centro indicaron que las demoras en las urgencias quedaron solventadas a media mañana y que el déficit de personal es generalizado en todos los departamentos.

Por su parte, desde UGT denunciaron también que los pacientes tienen que esperar dos meses para diagnosticar sus posibles patologías orales mediante radiografías, puesto que en apenas dos años, este área de salud ha pasado de tener cuatro ortopantógrafos (tres en los centros de especialidades y uno en el hospital) a sólo uno. «Esta situación genera que los pacientes deban desplazarse hasta 40 kilómetros». Desde el hospital negaron que exista lista de espera e indicaron que las pruebas se están realizando con normalidad.