Cerca de 600 personas en el plan por posibles inundaciones

Los concejales Valía y Cano, en el centro, ayer. / damián torres
Los concejales Valía y Cano, en el centro, ayer. / damián torres

El Ayuntamiento refuerza la limpieza de imbornales y vigila los túneles para evitar congestiones de tráfico por charcos

P. M.VALENCIA.

Cerca de 600 personas ha dispuesto el Ayuntamiento en el dispositivo de prevención y emergencias en caso de lluvias torrenciales. A los 460 policías locales repartidos en tres turnos hay que sumar 60 bomberos, el personal de Protección Civil y seis brigadas de la contrata del Ciclo Integral del Agua que se dedican a desembozar imbornales por toda la ciudad y atender los avisos vecinales por charcos.

El concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, y la delegada del Ciclo Integral del Agua, Elisa Valía, presentaron ayer este dispositivo, que hoy seguirá vigente pese a que la alerta roja se concentra en el sur de la provincia de Valencia y en la de Alicante. Aún así, la situación es más que complicada, dado que el cap i casal y su área metropolitana se encuentran prácticamente rodeados por territorio marcado de color naranja y rojo, es decir, donde la previsión de lluvia es que sea con grandes precipitaciones.

El parte de emergencias de Valencia fue de pequeñas intervenciones. La concejala Valía indicó que el viento puede añadir un riesgo de emboce del alcantarillado por la acumulación de hoja, por lo que se dio orden de reforzar la limpieza. Entre los lugares más sensibles, destacó los túneles, donde se ha intensificado más si cabe la revisión del alcantarillado, además de apuntar los especiales problemas que en una ciudad con mar pueden producirse en la red de saneamiento «por falta de pendiente».

En el paseo marítimo de la Malvarrosa, el mar llegó muy alto con un oleaje continuo, inundando y dañando la zona de sombrillas y las pasarelas de madera, además de las zonas peatonales. Las lluvias de estos días han dado por concluida en la práctica la temporada de verano.