Las cartas del fusilado de la fosa de Paterna volverán a sus nietos

Paco Sanz, vecino de Burjassot que asegura ser descendiente del fusilado. / j. monzo
Paco Sanz, vecino de Burjassot que asegura ser descendiente del fusilado. / j. monzo

La asociación que trabaja en recuperar los restos de los represaliados estima poder retornarlos a cada una de sus familias a finales de 2020

M. GUADALAJARA

Las cartas que le escribió Nieves a Francisco, antes de ser fusilado en el verano de 1940, vuelven a manos de su familia. Sus nietos reciben los manuscritos que encontró la Asociación de Víctimas del Franquismo de la Fosa 127.

Escritas a lápiz, Francisco las envolvió en un plástico y se las guardó en el bolsillo interior de su abrigo, sin saber que así se conservarían perfectamente legibles. «Ella le decía que le llevaría una manta, que había ido a pedir ayuda para que le salvaran y le mandó recuerdos de sus hijos», relata el presidente de la asociación Pepe González. Orgulloso de su labor explica cómo estas postales halladas el miércoles pasado, fueron determinantes para localizar a los familiares. «Fue sorprendente porque no es habitual encontrar pertenencias entre los restos de los fusilados, se las quitaban antes de matarles. Ha sido una suerte dar con ellas y nos han permitido localizar a la familia». Tras más de 80 años de lo ocurrido, esas cartas llegarán a los nietos de Francisco Sanz Herráez, el zapatero de Benimàmet cuyos restos yacían en la fosa 127 de Paterna. «Fue a través de una compañera de la asociación y mediante las redes sociales, pudimos localizar a Juan Luis Sanz Martínez y éste, avisó a su hermano, Francisco», explica refiriéndose a Paco Sanz Martínez, un vecino de Burjassot, a quien este periódico entrevistó en su edición anterior.

Los hermanos conocieron la historia de su abuelo a través de lo que les relató su padre. Él no podrá leerlas, al haber quedado ciego y sin poder valerse por sí mismo. Pero la familia, puede conservar ahora una pequeña parte de lo que ocurrió en una época en este país. Francisco, como tantos otros, se enfrentó a los fusiles. Los restos de más de 140 represaliados como él, serán extraídos de la fosa 127. El presidente de la asociación señala que a mediados de octubre ya habrán terminado con las labores. A falta de cotejar el ADN de cada uno de ellos con el de los familiares y tras redactar un posterior informe, no será hasta diciembre de 2020 cuando las puedan devolver sus restos para que les den sepultura.