Sin carrera por cuatro créditos

Adrián, junto a sus padres, tras recoger la respuesta (negativa) a su último recurso de alzada. / d. torres
Adrián, junto a sus padres, tras recoger la respuesta (negativa) a su último recurso de alzada. / d. torres

Un alumno se queda sin título porque la Universitat no le convalida una asignatura

J. BATISTA

Adrián Soriano, vecino de Teruel, eligió Valencia para cursar el grado de Biotecnología. Empezó en la Universidad Católica, donde estuvo un par de años. Pero un giro en la situación familiar le obligó a tomar la decisión de cambiarse a la Universitat, que ofrece la misma carrera y resulta menos gravosa para la economía de los padres.

«Si hubiera sabido lo que nos esperaba, me habría planteado seriamente que no se cambiara. Nos ha costado más tiempo y más dinero», explica Mercedes Valero, su madre. Se refiere a la odisea burocrática a la que se ha enfrentado el joven a la hora de conseguir la convalidación de las asignaturas que aprobó en la Católica, que no siempre ha sido positiva. Ahora tiene 36 créditos superados en la primera institución que no le sirven, incluyendo los de asignaturas que no ha habido manera de que le sean reconocidas por la Universitat, lo que le habría permitido reducir la carga lectiva o no tener que cursarlas de nuevo. Y a día de hoy sólo le separan del título de biotecnólogo 4,5 créditos optativos.

«Está cabreado, decepcionado. Se le juntaron muchas asignaturas y siente que no se le ha reconocido lo que merecía», relata la madre. Adrián lo resume en uno de los últimos recursos. «Es tan grave regalar como no reconocer», sentencia.

El joven actualmente cursa un ciclo superior de Formación Profesional en Teruel, su tierra natal

Su problema se ha centrado en dos materias ya aprobadas que no ha conseguido convalidar: Biología Vegetal y Animal y, más tarde, Termodinámica y Cinética. En cuanto a la primera, que pidió que le dieran por buena para no tener que cursar Biología (a secas) en la Universitat, su petición fue rechazada dos veces, señalando la institución pública que «los contenidos (de ambas) no se corresponden». El joven llegó a argumentar que a dos compañeros en su situación sí les convalidaron.

Resignado, al poco de trasladarse de centro optó por matricularse de la materia, que cursó con éxito pese a que coincidió con el momento «en que más cargaba llevaba al solaparse asignaturas por tener planes de estudios tan diferentes a pesar de ser la misma carrera en la misma ciudad», relata en uno de sus escritos.

Mercedes, por su parte, añade que esto le impidió centrarse en otras materias que tuvo que arrastrar, dilatando la duración de sus estudios. De hecho cree que habría sacado adelante la carrera de haber ido un poco más desahogado sin Biología.

Entretanto sus compañeros salieron de la universidad, su hermano se graduó y él se quedó solo en Valencia. Pese a sentir crecer el desarraigo (y los costes de vivir en una ciudad distinta), consiguió avanzar hasta quedarse a 4,5 créditos del título el curso pasado. De ahí que intentara, posteriormente, que le reconocieran Termodinámica y Cinética (seis créditos). Ya lo había solicitado previamente, sin éxito.

El alumno se acogió a una vía excepcional del reglamento de la Universitat que permite obtener créditos optativos genéricos «si se considera que los contenidos y competencias de la titulación de origen se adecuan a las competencias generales o específicas del título».

En la respuesta a su primer recurso se dice que se trata de una materia de formación básica, «no de la rama de Ciencias». En otra, se alega que no se puede acoger a esta vía porque las competencias adquiridas se corresponderían con una asignatura de 1º (siendo Termodinámica de 2º), «no adecuándose en ningún caso a las competencias recogidas en el módulo de optatividad del grado en Biotecnología». El joven alegó que sí se trataba de formación complementaria, y considera que se han aplicado los criterios del reglamento con arbitrariedad. Tampoco entiende que le aceptaran créditos de participación universitaria (por ejemplo hacer deporte) y no «el esfuerzo de cursar asignaturas del mismo grado durante un año».

Adrián no descarta volver para cursar una asignatura optativa, la que le faltaría para terminar la carrera, si bien actualmente cursa un ciclo superior de FP en Teruel. Lo que tiene claro la familia es que van a pelear para que se cambie un reglamento que, a su juicio, le ha separado de su título injustamente.