Los 'Campeones' luchan con la realidad

Miembros del equipo Aderes de Burjassot, ayer, entrenando en el polideportivo municipal. / consuelo chambó
Miembros del equipo Aderes de Burjassot, ayer, entrenando en el polideportivo municipal. / consuelo chambó

«Después del boom y las fotos, el apoyo se ha esfumado», cuenta uno de los integrantes del equipo de baloncesto

MARINA COSTA BURJASSOT.

El Goya a la mejor película, fotos, aplausos y después... los chicos del Aderes han vuelto a la realidad. Los integrantes del club deportivo de Burjassot, que inspiraron la película 'Campeones' de Javier Fesser, necesitan material deportivo para entrenar. «Muchos se han puesto en la foto con nosotros, como si el mérito fuera de ellos. Ha habido muy buenas intenciones, buenas palabras pero lo que te puedo decir es que nosotros seguimos entrenando cada día con bastantes limitaciones de material», cuenta Paco, capitán del equipo de baloncesto formado por chicos con discapacidad intelectual.

En su palmarés acumulan nada menos que 12 oros, una plata y dos bronces pero «los balones los traemos de casa muchas veces y otros los hemos comprado nosotros, porque se gastan mucho y hay que reponerlos con bastante frecuencia», relata el jugador.

En el último Campeonato de España no hubo dinero para alquilar un autobús y los del Aderes se fueron en furgoneta. «Fuimos siete con el entrenador, que conducía, y otro jugador fue en coche con sus padres». El club «hace todo lo que puede» y «hemos podido estrenar equipamiento y nos han llegado algunas ayudas, pero el éxito es pasajero.... y luego llega el día a día y la realidad. La situación es la misma que antes de la película».

Muchos balones los traen de casa y al último campeonato nacional fueron en furgoneta

La falta de material afecta no solo a la cancha de baloncesto, también al fútbol 7 y al fútbol sala, a petanca... y es que las actividades de la asociación son muchas. Alberto Dolz, entrenador del equipo, asegura que el esfuerzo de los chavales compensa cualquier carencia. «Entrenan con unas ganas impresionantes, la voluntad de todos es enorme. Ahora se están preparando para mayo, que es el campeonato autonómico y, en octubre, el de España. Vamos escasos en conos, balones y material de entrenamiento en general pero el entusiasmo de los chicos lo suple todo», explica este profesional que lleva cuatro temporadas al frente del equipo y sigue «encantado, como el primer día. Me dicen que lo que más les gusta es que los trato como personas normales pero es que para mí, lo son».

«Los jugadores se dan en la cancha, le ponen una alegría y una voluntad tremendas. Es algo realmente positivo. No queremos que se olviden de ellos, porque se lo merecen todo», añade José Gisbert, presidente del club.

Todos coinciden, eso sí, en que la película les ha dado una visibilidad inusitada. «Nos conocen y saben que existimos, aunque la gente de la película no nos ha nombrado. Pero hemos dado a conocer nuestra historia, la de unos chavales a los que el mundo en general discrimina y nos hace de menos. Haciendo deporte aprendemos de nuestros errores, luchamos, estamos menos sobre protegidos y somos más libres. Hasta somos más vacilones», asegura Paco, con sorna. No puede evitar barrer para casa. «Si es que no hace falta la peli, la gente solo tiene que venir a vernos a los entrenamientos. Se lo pasará en grande», sentencia feliz.