La campaña por la educación en libertad suma ya diez mil firmas

El obispo de Castellón advierte de que si el Estado se arroga este derecho se «puede caer en un totalitarismo»

R. V.

En apenas una semana más de 10.000 personas se han adherido al manifiesto 'Sin educación en libertad no hay democracia' en el marco de la campaña #yoelijo. El portavoz, Vicente Morro, explicó que la rápida respuesta «demuestra la gran preocupación social que existe sobre el actual modelo educativo y la disconformidad con unas políticas que están vulnerando la libertad».

La campaña, en la que participan 730 colegios y más de 150.000 familias, fue presentada el pasado martes en Valencia con la presencia del cardenal Antonio Cañizares y con los máximos representantes de las entidades que promueven la iniciativa: Arzobispado de Valencia, Universidad Católica, Universidad Cardenal Herrera, Feceval, Federación de Padres Católicos y Escuelas Católicas.

Ayer la campaña llegó a Castellón y Alicante donde participan 50.000 familias y 116 centros educativos. Además de representantes de las entidades, asistieron directores y profesores de centros educativos y padres de familias.

El obispo de Castellón, Casimiro López, advirtió ayer durante la presentación de la campaña que «si el Estado se arroga el derecho de educar a sus ciudadanos, suplantando el derecho originario y natural de los padres, podemos caer en un totalitarismo». El prelado defendió «el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones religiosas o ideológicas».

El obispo recordó que la Constitución reconoce el derecho de los padres a poder educar a sus hijos según sus convicciones religiosas o ideológicas, «por lo que han de poder elegir centro en libertad, y el ejercicio de ese derecho debe ser efectivo y real».

López resaltó que no solo se trata de poder elegir entre centro de titularidad pública o privada, sino también que los niños sean educados en la convicción de los padres, «porque este derecho afecta también a los centros de titularidad publica», y al respecto indicó que el eslogan de 'escuela única, laica y pública' «no es constitucional, porque no ofrece a los padres la posibilidad de educar a sus hijos desde la libertad y, además, la escuela de titularidad pública tiene que ser plural, como la sociedad». Para López, «no se trata de defender ningún privilegio ni ningún negocio, sino de que los padres puedan tener un ejercicio real de su derecho de educar a sus hijos conforme a sus convicciones».

 

Fotos

Vídeos