Calp consigue 420 árboles en un año gracias a la fórmula de mecenazgo verde

Algunos de los árboles que Calp ha conseguido gracias al mecenazgo verde. / LP
Algunos de los árboles que Calp ha conseguido gracias al mecenazgo verde. / LP

Este procedimiento permite a los ciudadanos donar ejemplares, sugerir dónde quieren que el Consistorio los plante y recuperar espacios

R. C CALP.

El mecenazgo tan relacionado con la cultura, el arte o la ciencia ha extendido su radio de acción y ese patrocinio también alcanza ya al medio ambiente. En el caso de Calp, esto se lleva practicando desde 2014 y con buenos resultados. Gracias a la fórmula del denominado mecenazgo verde, el Ayuntamiento consiguió un total de 420 árboles durante el pasado año.

El vivero municipal cuenta con una importante reserva de ejemplares que se han ido consiguiendo a lo largo de ese tiempo. Pero ese no es su destino final, sino una parada intermedia hasta que se replanten en su ubicación definitiva. Algunos de ellos ya tienen un nuevo hogar y ahora se encuentran en la zona de La Manzanera.

Como suele suceder en otras localidades, la ordenanza municipal establece que para cada tala de árboles en suelo urbano es necesario un permiso tramitado en los Servicios Municipales de Medio Ambiente. Esa autorización está sujeta a la cesión por parte del interesado de tres ejemplares por cada árbol que retire y deberán ser unas especies y tamaños especificados.

Algunas de las especies cedidas por particulares se han replantado en la zona de La Manzanera

Pero en el caso Calp, hace cuatro años se modificó el texto de la ordenanza de protección del medio ambiente para introducir la figura de este tipo particular de mecenazgo. Esta medida pretendía favorecer la implicación de los ciudadanos para conseguir un municipio más verde. De esta forma, los vecinos han podido involucrarse de una manera muy directa en la defensa de la naturaleza.

Eso lo ha logrado a través de este procedimiento en el que un particular cede la cantidad de especies vegetales que desee para su uso público sin estar obligado a ello. Se distinguen dos tipos de mecenazgo verde. Uno de ellos es el zonal, que es el destinado al diseño y plantación de espacios concretos, contemplándolos como un todo. También hay otro de carácter individual, que consiste en la cesión de árboles concretos para su posterior plantación por parte del Ayuntamiento.

El mecenas puede expresar preferencias sobre aquellas zonas o calles donde deberán plantarse los ejemplares donados. Estas indicaciones son atendidas en función del espacio o las condiciones existentes. Además, el Consistorio se compromete a reconocer esta aportación con un cartel junto al árbol cedido en el que indicará su especie y quién lo ha dado.

Pero no cualquier tipo de árbol es bien recibido en el mecenazgo verde. Hay establecido un listado de los que son los idóneos para que se desarrollen en este tipo de zona, que estén adaptados a este clima y al régimen hídrico. En ningún caso se permite la donación de especies invasoras incluidas en el decreto 2013/2009 del Consell.

Calp confía en que esta modalidad vaya ganando adeptos con el tiempo para convertir la villa en un lugar más verde. Por ello animan a los vecinos interesados a dar el paso y aportar su granito de arena, que en este caso es un árbol.

 

Fotos

Vídeos