La caída del sistema de gestión de semáforos provoca el caos en los accesos a Valencia

La Policía Local acude a puntos como la Ronda Norte, Pío Baroja y la avenida del Cid para gestionar el tráfico a primera hora

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

La caída del sistema de regulación semafórica durante la mañana de ayer impidió al Centro de Gestión del Tráfico del Ayuntamiento de Valencia controlar los semáforos en los accesos de la ciudad, lo que provocó importantes retenciones a primera hora.

Según fuentes municipales, desde el centro de gestión se encargan de controlar los semáforos para dar más tiempo en verde a las zonas de acceso a la ciudad en plena hora punta y así regular el tráfico de entrada o de salida de la ciudad. Sin embargo, los problemas de ayer por la mañana eso no se pudo hacer, lo que provocó atascos importantes sobre todo en Pío Baroja y Manuel de Falla sentido puente 9 d'Octubre, la avenida del Cid en ambos sentidos y la Ronda Norte en dirección a la V-21. También hubo problemas en la Pista de Silla pero se solucionaron «con rapidez», según indican las mismas fuentes.

Estos problemas en el sistema de regulación semafórica empezaron en la noche del lunes pero apenas se notaron porque el tráfico nocturno es muy inferior al diurno y duraron hasta las 10 horas de ayer. La Policía Local tuvo que personarse en las zonas afectadas por estos problemas de regulación para evitar mayores atascos.

Y es que el Centro de Gestión de Tráfico, el encargado de la fluidez de la circulación en la ciudad, supervisa en tiempo real el tránsito en todas las calles de la ciudad y modifica el tiempo en que un semáforo está en verde si lo considera necesario para que el tráfico circule con normalidad. En ocasiones, además de ampliar el tiempo en que un semáforo está en verde, se amplía el tiempo en que está en rojo. Así se consigue regular la cantidad de coches que entran a la ciudad o que discurren por una determinada vía en un determinado momento. Este trabajo se hace en tiempo real, tal como explicaron ayer fuentes conocedoras del procedimiento, lo que implica la continua supervisión de la circulación en toda la ciudad.

El fallo del sistema durante el día de ayer impidió realizar este trabajo, lo que se tradujo en retenciones al no poder adecuar los horarios a los necesarios para momentos de gran afluencia circulatoria como las mañanas. En esos casos, lo que se hace es ampliar el tiempo en que un semáforo está en verde para así hacer más fluido el acceso o la salida del coches de la ciudad, pero los problemas de ayer impidieron hacerlo así.

Fotos

Vídeos