Trabajar en el Prop sin aire acondicionado a más de 30 grados: «No hay quien aguante esto»

Cola de personas para acceder al edificio Prop de Valencia. / damián torres
Cola de personas para acceder al edificio Prop de Valencia. / damián torres

Trabajadores y usuarios denuncian la falta de climatización y las nulas previsiones de arreglo

ALEJANDRO MARTÍVALENCIA.

Inhumana. Así definen los empleados del Prop de Valencia la situación en la que se encuentran en el interior del edificio. «Estamos chorreando de sudor del calor que hace», aseguran. Y es que los continuos fallos en el aire acondicionado provocan que la temperatura media del centro supere los 30 grados, como comprobó ayer 'in situ' LAS PROVINCIAS.

Los trabajadores del edificio, que incluye una delegación de la conselleria de Educación, Cultura y Deporte y a la Agencia Tributaria Valenciana, están indignados con el funcionamiento del sistema de refrigeración. Pese a que lleva instalado desde hace años, nunca ha dado un buen rendimiento. Sin embargo, en este periodo estival la situación se ha vuelto insostenible. Desde el pasado junio se encuentra totalmente estropeado y las esperanzas de arreglo cada vez son más remotas. Se han producido continuos anuncios de que va a ser reparado, pero todavía no se ha puesto solución alguna.

Los principales damnificados son los empleados del inmueble, que sufren durante toda la jornada laboral una climatología más propia del Sáhara que de un edificio público en España. Los ventiladores portátiles se han convertido en la única solución que tienen para combatir el calor. Al menos hay uno por mesa, pero eso no evita que «estemos asfixiados», tal y como relatan los propios trabajadores. «No hay quien aguante esto», reiteran.

Centros de salud de varios municipios también se han quejado del sistema de refrigeración

Los usuarios tampoco se quedan atrás en sus quejas. A las largas colas de espera que hay en el servicio público en verano ahora hay que sumarle el calor. Tramitar las tasas de un vehículo en la Agencia Tributaria Valenciana o hacer papeles en la delegación de Educación en el Prop conlleva una espera de media hora a 30 grados. «En agosto todo es más lento por la falta de personal y encima ahora con este calor», afirma Francisco Juan, profesor en la Comunitat. Pepe Murillo, contribuyente de la ATV, señala que «los ciudadanos pagamos impuestos para algo, no me parece bien que no tengamos refrigeración, hay que tener un respeto».

Por otra parte, Vicent Fuster, afirma que «un edificio público debe de tener aire acondicionado», mientras espera abanicándose en Educación. Y es que se trata del movimiento más repetido en las salas de espera del Prop. Papeles, abanicos, libretas... Todo sirve para generar algo de aire e intentar rebajar la sensación térmica.

Casos similares

El Prop de la avenida Gregorio Gea no es el primer centro público valenciano que sufre problemas con el servicio de refrigeración. Centros de salud de municipios como Burjassot, Alaquàs o Benimaclet y el Hospital Clínico también han tenido diferentes problemas con el aire acondicionado a lo largo del verano.

Por contra, se ha puesto fin a las quejas de usuarios y funcionarios por los problemas en la climatización en la Ciudad de la Justicia. Tras muchos años con un modelo deficiente y mal regulado, el Consell decidió el pasado abril invertir tres millones de euros en arreglarlo para intentar acabar con las quejas de usuarios y funcionarios, que se repetían con la llegada de los meses de calor.

Mientras tanto, en el edificio Prop siguen esperando una reacción parecida, que de momento no parece que vaya a llegar pronto. Por enésima vez, ayer se volvieron a posponer los trabajos de rehabilitación y ajuste del sistema de refrigeración, lo que viene siendo la tónica habitual durante todo el verano.

Tanto trabajadores como usuarios están hartos de la situación y exigen unas condiciones mínimas para desarrollar sus labores con normalidad. La semana pasada los miembros de seguridad del edificio tuvieron que llamar al 112 por el mareo de un hombre de avanzada edad debido al asfixiante calor. Finalmente el incidente quedó en un susto.

Las temperaturas son incluso mayores en el Prop que en la calle mientras los trabajadores se amparan en ventiladores y los usuarios en abanicos en vez de en un sistema de refrigeración para todo el edificio, al que acuden cientos de personas cada día. El problema, además se agudiza, debido a las altas temperaturas que se registran en la ciudad con las alertas decretadas por Aemet.

Previsión del tiempo en Valencia