Boluda insiste en que la independencia de Cataluña no afectaría al corredor

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, junto al presidente de Murcia, Fernando López, y el de AVE, Vicente Boluda. / martínez bueso
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, junto al presidente de Murcia, Fernando López, y el de AVE, Vicente Boluda. / martínez bueso

El ministro pone la infraestructura como ejemplo de unión y garantiza la financiación para ejecutar la obra

ISABEL DOMINGO MADRID.

«No afecta para nada». Así de contundente se mostró ayer el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Vicente Boluda, sobre cómo puede afectar la situación política en Cataluña a la ejecución del corredor mediterráneo, con obras todavía en marcha (o, en algunos tramos, pendientes) en la Comunitat Valenciana. Dos fueron los argumentos que aportó para justificar su respuesta: por un lado, es una infraestructura europea; por otro, Cataluña tiene ya concluida su parte del corredor «y el problema lo tenemos nosotros, aún en obras», al tiempo que recordó que este eje ferroviario de 1.300 kilómetros es «tan importante» para la Comunitat como para el resto de España.

Ese rechazo a que el desafío independentista pueda afectar al corredor fue compartido por otras dos voces empresariales valencianas presentes en el encuentro celebrado en uno de los pabellones feriales de Madrid, y que contó con la presencia de 1.500 personas. Así, el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, José Vicente Morata, resaltó que el corredor «tiene importancia más allá de lo que pueda ser Cataluña» y remarcó, además, que la votación impulsada por la Generalitat catalana «no ha sido secundada por Europa» y que «no se puede mezclar un tema con otro». En este sentido, Morata insistió en uno de los conceptos que se reiteró durante la tarde: «el corredo sirve para integrar». «Un proyecto que suma, que une personas, que conecta territorios», añadió Boluda.

En la misma línea se manifestó el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, quien aseguró que la situación catalana no puede condicionar la materialización de las obras ferroviarias. «La política tiene que ir por un lado y la economía por otro. Tienen que ir en paralelo», remarcó. O el asesor de Ferrmed y miembro del Colegio de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana, Francisco García Calvo, que recordó que el corredor «es geografía, y eso no se puede tocar».

A partir de ahí, el clamor por la ejecución de las obras del corredor se convirtió también en el de la defensa de un proyecto «de suma de voluntades» que «puede servir para demostrar la unidad» de España, como señaló el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, durante la clausura del acto. «Algunos han decidido poner en riesgo la unidad del país, de acabar con la sobernaía nacional, con el marco de convivencia y progreso y de las mejores cuotas de bienestar y de autogobierno que han tenido las autonomías», dijo.

«El corredor mediterráneo representa todo lo contario; hay que apostar por lo que vertebra, por lo que nos une. Es un proyecto esencial para el país. Me alegro de que se haya celebrado en este momento para que una parte de la sociedad se exprese como lo está haciendo», remarcó. No fue el único reconocimiento que tuvo De la Serna para los empresarios valencianos, pues también les agradeció el «impulso» que han dado al corredor con sus reivindicaciones.

Unidad de España

La defensa del corredor como elemento de cohesión territorial también se coló en los discursos del prsidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, quien expresó su deseo de que esa unión debería «hacerse con el proyecto de España, que a todos nos inquieta. Debemos presionar y exigir a los políticos que resuelvan nuestros problemas y no los agranden». Este dirigente empresarial también recordó el atraso que sufre España en matería de transporte de mercancías, ya que el tráfico se sitúa en el 4% frente al 18% que registra Europa.

«Es una cuestión de cohesión social, que, como vemos estos días, España está necesitada. Debemos de trabajar por el proyecto España», insistió el presidente de todas las cámaras del país, José Luis Bonet. O el del Círculo de Economía, Juan José Bruguera, que pidió «trabajar todos juntos en un proyecto que nos integre».

Mientras, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, puso el acento en el retraso del corredor mediterráneo, motivo del encuentro empresarial. «¿Cómo no lo hemos arreglado hace años? Nos hemos tirado piedras a nuestro tejado», se preguntó, al tiempo que añadió su adhesión a la reivindicación valenciana. «Quiero corredor», concluyó su intervención, en la que también tuvo hueco para hacer mención al cantautor Joan Manuel Serrar y su clásico 'Mediterráneo' (un gesto que se interpretó de apoyo por las críticas recibidas la semana pasada tras mostrarse contrario el cantante al proceso soberanista).

En este sentido, el presidente de AVE, Vicente Boluda, quiso tener también un reconocimiento a los empresarios catalanes asistentes al acto, como los presidentes de las patronales de Cataluña (Fomento del Trabajo Nacional y Círculo de Economía), además de los de Madrid, Andalucía o Murcia. El Comité Olímpico Español o la Asociación Europea de Grandes Distribuidores también estuvieron presentes, al igual que empresarios o representantes de la sociedad valenciana como Juan y Fernando Roig, Federico Félix, Aurelio Martínez, José Ignacio Goirigolzarri, Manuel Miñés, José Miguel Muñoz Veiga, Fernando Móner o los deportistas Alejandro Valverde y David Casinos. También se vio al exministro Francisco Álvarez Cascos o al portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando.

Las instituciones estuvieron representadas por los presidentes de la Comunitat, Ximo Puig, y de Murcia, Fernando López Miras; el presidente de Les Corts, Enric Morera; el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues; el secretario autonómico de Obras Públicas, Josep Vicent Boira; o el diputado de Compromís Joan Baldoví.

Hay presupuesto

Ante todos ellos el ministro de Fomento, que estuvo acompañado por el secretario de Estado Julio Gómez-Pomar, reiteró el compromiso del Gobierno central con el corredor medierráneo, aunque evitó concretar fechas de puesta en marcha de tramos como la alta velocidad a Castellón, de la que sólo aseguró que está «en fase final de pruebas».

De la Serna insistió en que para el Ejecutivo de Mariano Rajoy el corredor «tiene interés estrátegico». Y añadió: «Todos estamos convencidos de la cusa, estamos en el mismo tren. De todas las infraestucturas en planificación o en marcha, ésta es la gran infraestructura que tenemos».

Hizo hincapié, y sirvió como respuesta a las preocupaciones de los empresarios, que todos los tramos tienen financiación y que el ministerio cuenta con los recursos y la dotación suficiente para concluir las obras, que cifró en 7.500 millones de euros. E insistió en que «todos los tramos están en la agenda del minsterio».

El titular de Fomento, que explicó que ha mantenido 40 reuniones con las autonomías implicas e el corredor, también puso deberes a los empresarios, en concreto, «participación para explicar las cosas, que lo hacéis mucho mejor que nosotros» y, también, «ayuda» para la gestión de la infraestructura una vez ejecutada, es decir, que las empresas se impliquen en el día a día del corredor «para optimizar la red». Por ello, anunció la intención de crear una comisión permanente que sirva para diseñar el plan de gestión del corredor.

Más

Fotos

Vídeos