Así Somos | Bodas de Oro de la gran familia del club Escorpión

Imagen reciente del lago y la masía del club. / lp
Imagen reciente del lago y la masía del club. / lp

La escuela infantil está formada por medio millar de menores que se divierten al mismo tiempo que aprenden | La entidad de raíces valencianas aúna a más de 2.600 socios con un ambiente muy familiar y volcado con los jóvenes

A. C.

valencia. La espesa naturaleza del club de golf Escorpión vale de refugio para sus más de 2.600 socios, que han encontrado en él un segundo hogar. Sirve de reunión para muchas familias valencianas desde hace ya 50 años. Aficionados que transmiten de generación en generación su pasión.

La gerencia del Escorpión sabe que los más pequeños son el futuro. Por ello, son su máxima apuesta. Su escuela infantil acoge a más de 500 menores y les instruye en uno de los mejores campos de la Comunitat para iniciarse en el golf. Gracias a esta herencia deportiva familiar, los profesionales del club son cada vez más jóvenes y son los encargados de arrancar las carreras de los menores, quienes suelen empezar a jugar entorno a los cinco o seis años de edad.

Muchos miembros del Escorpión se han consagrado como grandes jugadores, pues figuran en el palmarés de los campeonatos de la Comunitat, de España y Europa. La masía les acogió a todos ellos, seniors e infantiles, en las grandes fiestas del pasado junio que conmemoraron su medio siglo de vida. Actividades para los más pequeños y una velada musical para los adultos fueron la guinda de la celebración.

El entorno luce impecable gracias al cuidado diario de sus empleados. No sólo jugar, sino también disfrutar al aire libre es uno de sus atractivos. Cuenta con tres recorridos largos de nueve hoyos y uno de 'pitch & putt', con distancias más cortas e ideal para niños. Las instalaciones, de cien hectáreas, incluyen piscina, dos pistas de pádel y una de tenis.

De cara al futuro, el gerente, Marcos Leria, asegura que la renovación del diseño será la próxima innovación que se aplique en el club. «Queremos que el juego sea más atractivo», apunta Leria. «Vamos a añadir movimiento y que el jugador tenga que pensar más», añade. Una iniciativa que se suma a la dinámica de mejora constante para que el Escorpión se entienda como lugar de acogida.