Los barracones y la falta de personal marcan el inicio del curso

Oltra y Marzà en el Jaume I de Paiporta acompañados de la alcaldesa, el secretario autonómico y representantes del centro. / irene marsilla
Oltra y Marzà en el Jaume I de Paiporta acompañados de la alcaldesa, el secretario autonómico y representantes del centro. / irene marsilla

Oltra dice que las aulas prefabricadas ya no preocupan al Consell por estar «en vías de solución» pese a las protestas de los centros

VALENCIA.

El curso 2018-2019 empezó ayer con el temporal dando una tregua y sin incidencias destacables según la Conselleria de Educación. Por lo demás se mantienen los debates habituales: la falta de personal en los centros en el primer día de clase -hoy se adjudican 1.672 puestos para cubrir bajas y vacantes- o el problema de los barracones, donde el Consell ve la botella medio llena y los padres afectados por los retrasos en las obras la ven completamente vacía. Fueron varias las comunidades educativas que ayer mostraron su hartazgo a las puertas de los colegios.

El conseller de Educación Vicent Marzà y la vicepresidenta Mónica Oltra visitaron por la mañana el Ceip Jaume I de Paiporta, donde conocieron aspectos del proyecto educativo de la mano del equipo docente. En sus declaraciones ante los medios pusieron en valor la apuesta por la enseñanza pública y coincidieron en la defensa férrea del avance en materia de infraestructuras, insistiendo en que la mitad del alumnado que al inicio de la legislatura estudiaba en colegios íntegramente en barracones ya se han trasladado a los definitivos. Exactamente 4.000 de 8.000. La cifra global ha sido actualizada, pues en enero de 2016, cuando presentaron el Mapa de Infraestructuras Escolares, una radiografía del panorama heredado, se hablaba de un total de 7.080.

Entonces, la Comunitat contaba con 25 colegios conformados completamente por aulas prefabricadas. A lo largo del mandato se han puesto en marcha diez nuevas escuelas que sustituyen a las provisionales, la mayoría licitadas con el PP y adjudicadas con el Botánico. Este curso han entrado en funcionamiento el Playas de Orihuela, el IES de San Fulgenio y el Villar Palasí de Sagunto, todos ellos incluidos en la lista de 25. Además hay dos en fase de obras (103 de Valencia y Cremona de Alaquàs) y otro paralizado (Regina Violant de Almassora).

De los doce restantes, el aulario de Vilanova d'Alcolea está adjudicado y del resto aún no se ha llegado a la fase de concurso. La estimación inicial del Botánico fue que en el primer semestre de 2017 las obras para dignificar los 25 centros estarían en marcha. Tras los reiterados incumplimientos se relajó el plazo: llegarían antes del final de la legislatura.

A las cifras anteriores hay que sumar los miles de alumnos que estudian en centros parcialmente en barracones, de los que no se han dado cifras oficiales pese a que la gran mayoría (135 en 2016) también siguen con las obras pendientes. Al inicio del mandato el Consell informó de que 13.549 estudiaban en estas escuelas, y la pasada semana el PP hizo una estimación que hablaba de unos 7.000 alumnos afectados por la situación. También se dijo que se acabaría con ellos antes de las elecciones de 2019 (al menos todas las obras estarían en marcha o adjudicadas), pero la promesa se ha diluido.

Preguntado por los avances en infraestructuras, Marzà enumeró ayer los centros inaugurados estos días, a los que se suman el Sanchis Banús de Ibi y el Ramón Muntaner de Xirivella (los dos parcialmente en barracones), y añadió que «decenas están en marcha», pues no sólo se han atendido las urgencias de los íntegramente en prefabricadas.

«Teníamos más de 8.000 alumnos y ahora hay cuatro mil que ya entran en aulas dignas, y el resto tienen sus centros en construcción o a punto de empezar el proceso de la construcción», dijo. «Hemos estado avanzando muchísimo en centros que llevaban diez, doce o veinte años en barracones, algunos sin los planos hechos, y se ha puesto la maquinaria en marcha para que fuera todo mucho más rápido», comentó. A modo de comparativa, dijo que se han adjudicado 90 millones en obras frente a los 15 del PP en 2014.

Sobre la promesa de acabar con los centros íntegramente en módulos provisionales, señaló que «están en el camino», pues la mayoría de los colegios donde no se han comenzado los trabajos «están en proceso de adjudicación» y se iniciarán cuando se acuerde con la comunidad educativa». Es decir, para no interferir con el desarrollo de las clases.

Oltra, por su parte, defendió que la cuestión de los barracones «está en vías de solución». «Los agoreros decían que no íbamos a arreglar todos los barracones. No nos dieron una varita mágica para hacerlo pero la mitad ya están y el resto está en vías de solución, eso no es ahora preocupante porque además, con el programa Edificant, lo que queda se hará y lo que hace falta es tiempo para poder construir los centros». Añadió que para el Botánico el tema de los barracones «es una carpeta cerrada» y que «lo que falta es construirlos, pero la voluntad está ahí, la inversión está ahí y los colegios comienzan a estar ahí».

Coincidiendo con el inicio de las clases varias Ampas protestaron a las puertas de los centros por el retraso de las obras prometidas. Sucedió en el Regina Violant -la licitación para la reanudación debe llegar este mes-, en El Bracal de Muro de Alcoy -cumplen once años en aulas provisionales y aún no hay concurso- y en Ceip La Canyada de Alicante (incluido en Edificant). También hay malestar en otras escuelas como el Dama de Guardamar, donde el Ampa ha pedido al conseller, en este inicio de curso, «que no alargue más esta situación».

Respecto al personal, la mayoría de los puestos de la adjudicación de hoy son sustituciones, sobre todo de maestros. Cabe recordar que aún existe la limitación estatal de esperar diez días antes de cubrir una plaza, lo que influye en la configuración definitiva de la plantilla.

En este sentido, desde el sindicato Anpe dieron datos de una encuesta en la que han participado unos 200 centros, y en el 64% de los casos no tenían todavía todos los docentes . También se alertó de que se adeudan gastos de funcionamiento y de que aumenta la burocracia sin que se dote a los colegios de los medios para atenderla. Por su parte, la encuesta del Stepv también alertó de la falta de docentes en el 53% de los casos de Infantil y Primaria y en el 61% de los de Secundaria.

Por otro lado, los concertados ya saben con qué profesorado de refuerzo disponen, si bien la resolución de la convocatoria llegó el viernes y es provisional. En algunos casos dependerá de las alegaciones que se presenten, sobre todo en situaciones donde no se ha incluido algún recurso que sí se tenía el curso pasado, por lo que no todos disponen aún del personal definitivo.

Más

Fotos

Vídeos