El Ayuntamiento obligará a rehabilitar la alquería del Moro al estar protegida

Parte de la alquería dañada por el derrumbe. / antonio marín
Parte de la alquería dañada por el derrumbe. / antonio marín

El gobierno municipal exigirá la intervención a tres propietarios privados de uno de los conjuntos rurales más valiosos de Valencia

P. MORENO VALENCIA.

La caída de uno de los inmuebles que forma parte de la alquería del Moro, una de las más valiosas de la ciudad y enclavada en el barrio de Benicalap, tendrá consecuencias, según informó ayer el Ayuntamiento. Tras el derrumbe de este miércoles, la contrata municipal pondrá en marcha las medidas necesarias para garantizar la seguridad del conjunto y, después del informe, se notificará a los propietarios para que lleven a cabo las obras restantes. Uno de ellos deberá reparar el muro afectado, mientras que los otros dos serán declarados ruina inminente. Al ser edificios protegidos, deberán ser reconstruidos.

Así lo indicaron fuentes de la delegación de Desarrollo Urbano, quienes añadieron que el Consistorio, a través del servicio de Disciplina Urbanística, abrió expediente a las cuatro propiedades que forman la parte privada de la alquería del Moro en 2013, tras una actuación de Bomberos. Desde entonces se han sucedido notificaciones, órdenes de ejecución y comunicaciones para que se adopten medidas precautorias, sin que los dueños hayan actuado.

Fuentes de la asociación Círculo por la Defensa del Patrimonio aseguraron que, al contrario de lo asegurado desde el gobierno municipal, las actuaciones «no han sido tan decididas y muchas veces han ido a remolque de las recomendaciones del Síndic de Greuges».

Esta semana ha comenzado precisamente la intervención en la pieza principal del conjunto, la única propiedad municipal y que se beneficiará de una inversión de dos millones de euros. La Alquería del Moro está dividida en cinco propiedades diferentes y el derrumbe ha afectado a tres de las cuatro privadas.

La contrata del servicio de Disciplina Urbanística está trabajando para garantizar la seguridad en la zona junto con un arqueólogo, ya que los edificios están protegidos, y se elaborará un informe con las conclusiones, indicaron las mismas fuentes, quienes recordaron que en 2013, los bomberos realizaron una actuación de emergencia en la parte privada.

El Consistorio abrió expediente, realizó un informe y se notificó a los propietarios. Desde entonces, el ha realizado diferentes requerimientos y notificaciones. También se ha activado el procedimiento de multas, precisaron. Los tiempos se han dilatado debido a diferentes recursos de reposición, comunicaciones de inicio de obras incumplidas por parte de los propietarios e incluso alguna maniobra para intentar evadir responsabilidades. Una de las propiedades presentó un certificado de seguridad que no fue aceptado.

Fotos

Vídeos