«Me da algo antes de que me atiendan»

Usuarios en el servicio de Urgencias del Hospital Clínico de Valencia, ayer. / jesús signes
Usuarios en el servicio de Urgencias del Hospital Clínico de Valencia, ayer. / jesús signes

La bajada de las temperaturas agrava las dolencias respiratorias, que ya suponen una de cada cinco atenciones en los hospitales | Pacientes se ven abocados a acudir a Urgencias por las esperas para tener cita en el ambulatorio

MAR GUADALAJARA/D. G.

Diana empuja la puerta del centro de salud Serrería II, entra decidida y se sienta frente a la puerta de su médico de atención primaria. No deja de resoplar y murmurar, mientras mira los impresos que la citan, tras dos semanas desde que solicitó la consulta. Mira el reloj, «mínimo una hora, seguro», dice enfadada. «Estoy desesperada, cada vez la atención es peor y tienes que esperar, cuando se trata de médicos siempre se pierde tiempo, y no lo tengo», explica. De otra de las consultas sale un paciente, «me voy de cabeza a Urgencias», comenta decidido. Juan Antonio, de 52 años, tiene problemas de próstata y ha tenido que esperar más de diez días para que le atienda el médico. «He estado esperando dos horas y llego con retraso a la oficina, tuve que pedir permiso en el trabajo, y encima la cita la pedí hace doce días». Juan Antonio tendrá que seguir esperando. Hasta dentro de tres meses no le harán la ecografía y tardará seis en que por fin, le vea el especialista para darle los resultados de la prueba. Se muestra preocupado y no está dispuesto a esperar ese tiempo para conocer el diagnóstico, así que tienen claro que acudirá a Urgencias. Juan Antonio no es capaz de entender tanto retraso y asegura que le ha preguntado a su doctor: «Me ha reconocido que faltan médicos y que están colapsados».

Estos casos ejemplifican la situación por la que están atravesando los servicios sanitarios de la Comunitat durante la última semana. Demoras de hasta dos semanas para conseguir cita previa para el médico de cabecera, como avanzó ayer LAS PROVINCIAS, que aboca a los usuarios a acudir a las Urgencias hospitalarias, que acaban saturándose. Además, la ola de frío que ha irrumpido en la Comunitat ya se está haciendo visible y prácticamente uno de cada cinco pacientes que atienden los departamentos sufren problemas relacionados con las bajas temperaturas como las infecciones respiratorias. Y para hacer frente a ello, la Conselleria de Sanidad, recordó ayer están previstas 172 contrataciones en los hospitales valencianos con el fin de reforzar los servicios de Urgencias. De hecho, según el sindicato Satse, ante la situación actual se han tenido que adelantar los refuerzos en algunos departamentos, como La Fe o Sagunto, puesto que se espera que, tras la ola de frío y con la llegada de la epidemia de gripe empeore todavía más la situación.

Esperas y demoras

Ayer, en Urgencias del Hospital Clínico la sobrecarga asistencial también era visible, aunque inferior a la saturación sufrida a principios de semana, que dejó a varios pacientes esperando cama durante varias horas. Los usuarios se impacientaban, sobre todo aquellos que llevaban más horas de espera; son los casos de menor gravedad, resfriados y catarros, como consecuencia de la llegada del frío.

María espera sentada y se cubre la boca con una bufanda roja. No deja de toser. «Vengo del ambulatorio de Trafalgar, allí me daban cita para dentro de diez días, me muero antes de que me hagan la placa», dice. Asegura que tiene un dolor fuerte en el pecho y «una tos muy fea, me encuentro mal». María lleva una hora de espera. Por su parte, Elena es una canguro que lleva a urgencias al niño que cuida desde hace años. «Sé que él no está tan grave y entiendo que prioricen dejando pasar a los nenes que realmente son urgentes, pero no quería llevarlo al centro de salud porque ya me habían advertido de lo tarde que te dan las citas», explica la joven que sujeta al niño en brazos: «Tiene fiebre y muchos mocos, quería que le vieran ya, puede que no esté bien venir a Urgencias para esto, pero si funcionaran mejor los ambulatorios, no se colapsaría esto, al final es una rueda sin fin, pero tampoco tenemos la culpa los usuarios», comenta. Tal y como explica la joven, la misma escena se repite en el centro de salud Miguel Servet. Los usuarios hacen cola en la ventanilla, esperan su turno y se sorprenden al ver la fecha de la cita previa para el médico de atención primaria. Los gritos de uno de los pacientes se escuchan en todo el recinto: «¿Hasta el día 23 quiere que espere?, seguro que después me dirán que he llegado tarde, por favor, ¿dígame si usted lo ve normal?, no hay derecho», dice apelando a la auxiliar, que ante la situación le remite a Urgencias del Hospital La Fe. Estos ejemplos, de nuevo, muestran la situación actual.

La ola de frío obliga a Cruz Roja y la Policía a llevar a cabo decenas de atenciones a indigentes

Desde la Conselleria de Sanidad ayer detallaron la situación de cada hospital de la provincia de Valencia. A mediodía, en La Fe había 22 pacientes a la espera de cama, que iban a pasar a planta a lo largo de la tarde. En el Doctor Peset, la ocupación de camas también era alta, por lo que indicaron que, en momento puntuales, los ingresos podrían demorarse más de lo habitual. En este departamento estiman que hasta un 20% de las infecciones respiratorias que se atienden podrían tener relación indirecta con la bajada de temperaturas. En el General había seis pacientes sin cama, pero obtendrían habitación a lo largo del día, mientras que en La Ribera eran ocho los pacientes a la espera de cama, que también ingresarían a lo largo del día. En este último hospital apuntaron que el 20% de las urgencias han estado relacionadas con problemas derivados del frío (bronquitis, tos, mocos...). En el resto, la situación se había normalizado.

Y si el frío está afectando a la salud de los valencianos, también ha propiciado que se tengan que llevar a cabo decenas de atenciones sociales. Por ejemplo, diez personas acudieron hasta el Centro de Atención Integral que gestiona Cáritas en Gandia para pasar la noche, por lo que se tuvieron que ofrecer plazas extras a las habituales. La Policía Local de Valencia, por su parte, atendió a nueve indigentes (tres de ellos fueron trasladados a un albergue), mientras que en la provincia de Alicante, Cruz Roja proporció ayuda (bebidas calientes, comida y ropa de abrigo) y cobijó en albergues a más de 60 personas, dos de ellas en la localidad de Dénia.

Y todo ello a la espera de que llegue a la Comunitat la habitual epidemia de gripe.

Más