Un mar de algas tras el temporal

Personas tomando el sol y bañándose en la playa de Molins de Dénia, donde se acumulan toneladas de algas. / Tino Calvo
Personas tomando el sol y bañándose en la playa de Molins de Dénia, donde se acumulan toneladas de algas. / Tino Calvo

Las playas aparecen cubiertas de vegetación marina arrastrada por el fuerte oleaje | Dénia, Tavernes o Valencia amontonan toneladas de plantas en el litoral más turístico, que se suman a las que había acumuladas

R. GONZÁLÉZ/R. E.DÉNIA.

La resaca del temporal ha multiplicado la presencia de algas en litoral de la Comunitat Valenciana. Toneladas de plantas se acumulan junto a las que había en lugares como Dénia, Valencia o Tavernes a la espera de que los ayuntamientos las retiren con los tractores.

En una ciudad tan turística como Dénia, el litoral presentaba ayer varias zonas en las que las algas ocupaban buena parte de la orilla después de que el oleaje las hubiera arrastrado. Ese era el caso de la playa de Molins, donde los bañistas tenían que atravesar los grandes montones para poder entrar en el agua y darse un chapuzón. Otros colocaban sus toallas y hamacas sobre el mullido manto que cubría la arena. En ese lugar el lunes por la noche ya se retiraron hasta 120 toneladas.

Un vecino aseguró que la estampa en este tramo de costa era «impresionante». Según explicó, antes del temporal ya había una cantidad importante de posidonia, pero tras él habían salido mucha más. En su opinión, era «indignante que las tareas de limpieza no se lleven al día». Según reconoció, el mar no se puede controlar, pero «el Ayuntamiento no puede permitir que haya estas cantidades de algas» ya que en esas condiciones «no se puede bajar a la playa y disfrutar».

Desde el consistorio dianense, el edil responsable, Pepe Doménech, insistió en que se llevaban a cabo actuaciones de retirada de los restos de forma periódica y que se había preparado un dispositivo especial para las madrugadas del jueves al viernes y del viernes al sábado. En la primera de ellas, la maquinaria desplegada habitualmente iba a reforzar con un camión más, una pala giratoria y dos bañeras, que actuarían sobre todo en la Marineta Cassiana, Punta del Raset, Albaranes, Madrimar y la zona del Hotel Los Ángeles. En el caso de mañana, se centrarán en Marineta, Madrimar y Molins.

Por lo que se refiere a la ciudad de Alicante, un centenar de operarios intervinieron en los trabajos de limpieza y reposición de servicios en las playas de la ciudad, que ayer estaba ejecutados ya al 80%. Así lo destacó la vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez, que confirmó que la calidad de las aguas del Postiguet era apta para el baño. Asimismo, indicó que el Consistorio estaba en conversaciones con Costas para obtener los permisos para reponer 3.000 metros cúbicos de arena que habían desaparecido en la Albufereta.

En Tavernes de la Valldigna las imágenes que deja el temporal son distintas en cada tramo del litoral. La zona más al sur amaneció con la orilla llena de algas, mientras que en la Goleta el oleaje ha depositado arena en la orilla. Las olas han llegado cargadas de arena y han aumentado las dimensiones de la playa. La estampa es muy distinta a la del domingo donde piedras de grandes dimensiones invadían la orilla. A pesar de esta leve mejoría, Costas deberá evaluar los daños y estudiar si realiza alguna acción puntual para finalizar la temporada turística en las mejores condiciones. Ayer, las pasarelas de acceso a la playa ya estaban colocadas en su sitio y ondeaba la bandera amarilla en Tavernes, al igual que en la costa de Gandia y en la de Xeraco. Daimús retiró la enseña amarilla e izó a mediodía la verde, que también lució en Oliva durante toda la jornada.

En Valencia, el arrastre de vegetación marina también afectó a algunas playas del sur de la ciudad, especialmente a las de El Saler. No obstante, el litoral de la ciudad recobró la normalidad: cuatro banderas verdes en la Malvarrosa, Cabanyal, Pinedo y Arbre del Gos, y cuatro amarillas en El Saler, La Garrofera, la Devesa y Recatí.

Más