Alerta en la Comunitat Valenciana por el auge de las estafas en el alquiler de viviendas

Carteles de venta y alquiler en una finca./Carlos Rodríguez
Carteles de venta y alquiler en una finca. / Carlos Rodríguez

Medio centenar de anuncios falsos se detectan al día en las tres provincias, con fraudes en cadena que se inician en los portales web

MAR GUADALAJARAVALENCIA.

Las fotos son llamativas, está amueblado y es moderno. Es asequible para alquilar, incluso barato para su ubicación. Luego llega el primer intercambio de mensajes con el propietario, que prefiere el correo electrónico al chat del propio portal donde colgó el anuncio.

Así comienza la estafa en el alquiler de una vivienda. Una vez visto el interés suscitado, el dueño solicita la documentación. En el siguiente correo se disculpa por no poder ir en persona a enseñar el piso y pide una señal por anticipado, como resguardo. Insiste en hacer el pago a través de otra plataforma de la que asegura que él no recibirá el dinero hasta cerrar el acuerdo. Se muestra impaciente y responde rápido a los mensajes, después envía un número del encargado de entregar las llaves. Una vez llega el día del encuentro y en esa dirección no hay apartamento, ni llaves, ni responsable, ni siquiera el teléfono da señal.

Y es que en la Comunitat se detectan más de 50 anuncios fraudulentos al día y la alerta se dispara para prevenir a los usuarios. El problema está en cómo detectar que están siendo estafados.

Suplantan la identidad de las víctimas y la usan como cebo para seguir con el engaño

Los portales de alquiler de larga estancia y alquiler vacacional son ya un caladero de engaños. Las empresas responsables son las primeras interesadas en evitar que la actividad delictiva prolifere y ya disponen de equipos dedicados a detectar posibles fraudes. «En las zonas donde hay más demanda y en los puntos turísticos, se llegan a detectar a diario entre 40 y 50 anuncios falsos, hacemos un esfuerzo importante para evitar que lleguen a ocasionar afectados», reconoce Ferran Font, el director de Estudios del portal Pisos.com.

Han ido perfeccionando los sistemas de control automático y ampliando las exigencias a los usuarios que quieren colgar sus anuncios. «Para que cualquier particular pueda publicar en el portal, exigimos un verificación vía SMS, si no conseguimos contactar con él, empezamos a trabajar, tenemos indicadores que son fiables y, en cuanto algo falla, ese anuncio se bloquea», detalla Font. Después advierten a aquellos que hayan interactuado con esa publicación.

El aumento de afectados dispara todas las alarmas. Hace un par de semanas, la Policía Nacional detuvo a tres personas en Valencia acusadas de estafar tres millones de euros con alquileres vacacionales. Se calculan más de 1.500 afectados. La Guardia Civil advierte: son organizaciones criminales que se lucran con la piratería informática.

Cadena de delitos

El comandante Alberto Redondo, del grupo de Delitos Tecnológicos de la Unidad Técnica de Policía Judicial, muestra su inquietud. «Nos preocupa porque son organizaciones perfectamente asentadas, que hacen del delito un negocio básico, interactúan a través de las páginas web reales con las víctimas y crean otras páginas falsas para recibir dinero, alegando que prefieren un método u otro». Suplantación de identidad, estafa y blanqueo de dinero, sin dejar rastro. Una cadena de delitos con un único anuncio.

Son grupos organizados que actúan como empresas a través de la piratería informática

Según detallan, «piden la documentación, puede ser el DNI o cualquier carné porque es su aval para continuar con la estafa. Esa será la credencial que usen ante otra víctima», explica Redondo. La Comunitat, Cataluña y Madrid son las zonas con más incidencia.

Las recomendaciones del comandante coinciden con las de Font. «Deben desconfiar de las paginas que no tengan referencia clara», comenta el responsable del portal. Ambos insisten en evitar la comunicación y los pagos fuera del portal donde encontraron el anuncio. «Desconfiar de sistemas como Moneygram», advierte Redondo. Añaden que es preferible insistir en un contacto telefónico o personal.

«Me dijo que me devolvería el dinero si no estaba conforme»

«La dirección del mail era de un nombre español pero me escribía en inglés, contestaba muy rápido a mis mensajes», relata Yago recordando cómo sucedió todo a finales de agosto cuando empezó a buscar piso en Valencia. «El piso era amplio y sólo se compartía con otro chico más, me pareció un precio aceptable y decidí contactar con el propietario». La respuesta fue inmediata y «el correo era larguísimo, me contaba detalles personales: que si se había tenido que volver a Londres por trabajo, que si su madre estaba divorciada... nada tenía que ver con el piso. También me preguntó sobre mi, a qué me dedicaba y por qué quería mudarme».

Yago le mostró su interés y la dueña del supuesto inmueble le explicó que no iba a poder enseñárselo personalmente, «por cuestiones de trabajo». De nuevo, una retahíla de justificaciones que acabaron por desconcertar a Yago. «Estaba tan cegado, que al principio no lo vi. Pero entonces ella me dijo que le enviara dinero a través de Moneygram, que ella decía haber usado previamente; me dijo que no iba a cobrar ese dinero hasta que yo no viera el piso y si no estaba conforme, me devolvían el dinero». Por suerte sus padres le advirtieron. «Le escribí diciendo que el gestor de mi familia les había recomendado no utilizar ese sistema, que esperaba que lo entendiera, pero que prefería ver el piso antes». Nunca recibió respuesta. Yago denunció el anuncio a través de la propia página web e informó a la policía.