La Albufera, en tierra de nadie

Embarcadero de la Albufera. / jesus montañana
Embarcadero de la Albufera. / jesus montañana

Ayuntamiento, Gobierno y Generalitat dilatan la toma de una decisión para asegurar el nivel del agua

JUAN SANCHISVALENCIA.

El alcalde de Valencia parece tenerlo claro. La solución definitiva para salvar la Albufera y acabar con los descensos de nivel del lago pasa porque el parque reciba más agua del río Júcar. Joan Ribó consideró que esta es la alternativa para evitar futuros problemas y evitar más actuaciones como la Fiscalía abriendo una investigación.

Para Ribó «es imprescindible una aportación del Júcar porque en caso contrario la Albufera no puede vivir». El alcalde subrayó que la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) «tiene la obligación de hacerlo» y consideró que si el caudal se resuelve no habrá estos problemas».

En cualquier caso, el alcalde indicó que mientras no se resuelva el problema «se necesita tener unos niveles mínimos porque si el lago se salinizara, perdería la Albufera pero también la gente que trabaja en arroz». Ribó propuso una serie de medidas urgentes como la de respetar unos niveles de agua mínimos y abogó por conjugar los intereses de los agricultores con los del lago.

Valencia ha reclamado 30 hectómetros a la Confederación, pero sin conseguirlo

El primer edil señaló que entiende las peticiones de los agricultores: «No se trata de decir que ellos tienen la culpa, pero sí que se trata de conjugar las posiciones», resaltó.

Fuentes del Ayuntamiento de Valencia explicaron que han estado negociando con la CHJ conseguir una aportación de 30 hectómetros anuales, pero se ha topado con su rechazo.

Desde el Ayuntamiento, según resaltaron las mismas fuentes, indicaron que todas las opciones están abiertas tras la actuación de la Fiscalía Provincial, incluida la de asumir la gestión directa de las compuertas. Explicaron que se está a la espera de evaluar la actuación del Ministerio Público y que lo importante es «hacer cumplir estrictamente las normas de gestión de las compuertas». A estas alturas, añadieron, «no hay nada decidido».

La reivindicación de Valencia no parece tener una fácil solución, según apuntaron desde la Confederación Hidrográfica. Fuentes de la CHJ explicaron que su capacidad de actuación está limitada por la actual legislación. Las mismas fuentes apuntan que recientemente se ha llegado a un acuerdo para realizar aportes anuales de ocho hectómetros cúbicos lo que contribuirá a mejorar la situación.

La demanda de un aporte propio regulado por ley de agua del Júcar para la Albufera es una reivindicación de las administraciones y de colectivos ecologistas. Desde la Confederación señalaron que para que la petición sea una realidad es necesario una modificación del plan hidrológico de la cuenca, un documento que requiere un largo proceso de elaboración y redacción.

Por su lado, el director general de Medio Natural, Fran Quesada, explicó que a finales de mayo se detectó un descenso del nivel de agua de la Albufera, por lo que se requirió a la Junta de Desagüe ser «diligentes» en el cumplimiento de la norma. No obstante, recalcó que el nivel «ahora mismo se encuentra dentro de lo que marca la normativa».

Quesada mostró «respeto» ante el requerimiento de la Fiscalía y garantizó que «se actuará en función de lo que el ministerio público determine».

El director general destacó el «trabajo conjunto» realizado entre Gobierno, Conselleria y Ayuntamiento de Valencia para «mejorar la aportación» y resaltó el acuerdo para garantizar una aportación de ocho hectómetros anuales que no están condicionados a la modernización del regadío. Además, insistió en que en la última Junta Rectora se presentaron unos estudios del parque y la Confederación que revelan que el estado actual del ecosistema de la zona ha registrado una mejora «importante».

Más