Los agricultores sugieren que la Fiscalía investigue el caso del 'Tancat de la Pipa'

AVA-Asaja explica que la mortandad de aves por botulismo se debe a que los gestores de dicho espacio han mantenido las aguas estancadas

V. LLADRÓ

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) ha cuestionado el sistema de mantenimiento «estrictamente ecologista» del 'Tancat de la Pipa, en el Parque Natural de la Albufera, donde se ha producido un brote de botulismo que ha matado cientos de aves (500 según la formación agraria) y ha obligado a desecar dicho espacio para combatir la infección generalizada.

AVA achaca este problema a que los gestores del 'Tancat de la Pipa' habrían mantenido las aguas estancadas, señala que «se podría haber evitado si el agua hubiera estado en movimiento, como sí ocurre en los arrozales gestionados por los agricultores en el Parque Natural», y por ello sugiere que la Fiscalía investigue «el grave daño ocurrido sobre la fauna aviar de la Albufera».

Miguel Minguet, responsable de la comisión del arroz de AVA, ha recordado que «la Albufera no existiría sin la gestión del agua que llevan a cabo los agricultores del entorno». Explica que el botulismo aviar «es una intoxicación que padecen las aves tras ingerir una toxina producida por la bacteria 'Clostridium botulinum'», la cual aparece en humedales donde no hay oxígeno en el agua y la temperatura supera los 26 grados. La bacteria infecta primero a invertebrados que después ingieren las aves y los cadáveres de éstas en descomposición favorecen a su vez la proliferación de la toxina.

En el resto de la Albufera no hay problema porque los agricultores renuevan y oxigenan el caudal del lago

AVA lamenta que el grave problema se haya desarrollado precisamente «en este 'filtro verde' al que supuestamente se dota de presupuestos públicos», y pone como ejemplo de buena gestión el manejo del agua en los arrozales del Parque, donde los agricultores la mantienen en movimiento y oxigenada.