Los agentes forestales, en pie de guerra en pleno inicio del verano

Agentes medioambientales con algunos de los vehículos que utilizan. / lp
Agentes medioambientales con algunos de los vehículos que utilizan. / lp

El personal de Medio Ambiente se moviliza para pedir más medios y los trabajadores de Vaersa se concentrarán en demanda de mejoras laborales

JUAN SANCHIS VALENCIA.

Uno de los coches que utilizan los agentes medioambientales de la Generalitat Valenciana fue adquirido en 1994. Acaba de cumplir 24 años de servicio y acumula 400.000 kilómetros a sus espaldas. No es una excepción. La media de antigüedad de los vehículos alcanza las dos décadas. Esta es una de las razones por las que el colectivo ha decidido desenterrar el hacha de guerra.

El desgaste del material, la falta de uniformes, los teléfonos obsoletos, el trato, que califican de ninguneo, al que les somete la Generalitat han sido algunas de las gotas que al final han desbordado el vaso. Y las movilizaciones no han hecho más que empezar.

Los seis sindicatos que representan a los trabajadores (CSI·F, CC OO, UGT, STAS, CGT y USO) se han puesto de acuerdo en una campaña de protestas que comenzó el Día Mundial de Medio Ambiente (el pasado 5 de junio) y que progresivamente irá ganando en intensidad. Mañana jueves se concentrarán ante la Conselleria de Medio Ambiente en demanda de sus reivindicaciones. Han anunciado que volverán a movilizarse dentro de una semana en el mismo punto.

Los agentes amenazan con no utilizar los coches en plena campaña de vigilancia de los montes

Los convocantes no descartan, en el caso de que no obtengan una respuesta clara a sus peticiones, dejar de conducir sus vehículos en un futuro inmediato, una función que vienen realizando, pero que no les es reconocida por la Generalitat. Este acto de protesta puede tener especial impacto, ya que se realizará en plena campaña de control de incendios, cuando la vigilancia de los montes se incrementa y es necesario que todos los efectivos funcionen a pleno rendimiento.

A la movilización de los agentes medioambientales se une el malestar de los trabajadores de la empresa pública Vaersa, que tiene encomendada muchas de las labores de prevención de incendios impulsada por la Generalitat. El personal tiene previsto concentrarse el próximo lunes ante la sede de la Conselleria de Medio Ambiente en demanda de mejores condiciones laborales y reclamando que se cumplan las promesas que se les han hecho.

Las movilizaciones pueden afectar a la campaña de lucha contra el fuego, tanto a las labores de vigilancia como a las de prevención y extinción. Se producen, además, en un momento en el que el riesgo de incendios se incrementa. El aumento de las temperaturas y del nivel de sequedad del suelo está alcanzando sus máximos valores. Además, desde la Generalitat han reconocido la delicada situación en la que se encuentran los montes de la Comunitat Valenciana, con mucho combustible acumulado.

José García, representante sindical de CSI·F, explicó que están hartos del incumplimiento de las promesas por la Conselleria de Medio Ambiente y del ninguneo al que les tienen sometidos. «Hay gente que tiene que ir a trabajar con vaqueros porque el uniforme se le ha estropeado y no se le repone», aclaró. García también recordó «el olvido de la Generalitat al no convocarnos en la presentación de la campaña de Semana Santa contra los incendios» y el intento de quitarles la condición de agentes de la autoridad en la modificación de la ley forestal.

Desde Comisiones Obreras, Vicente Expósito recalcó que «hemos dado mucho margen a la Conselleria de Medio Ambiente, pero ha llegado un momento en el que la situación es inaguantable».

Más

Fotos

Vídeos