La uva se adueña de Jesús Pobre

Un momento de la última edición de la fiesta de 'l'Escaldà' celebrada en la entidad local menor de Jesús Pobre. / Tino Calvo
Un momento de la última edición de la fiesta de 'l'Escaldà' celebrada en la entidad local menor de Jesús Pobre. / Tino Calvo

Además de rememorar la tradición, la localidad y la asociación de vecinos organizan danzas y talleres en una cita que hoy cumple su primer año como BIC La fiesta de 'l'Escaldà' recupera el proceso utilizado antaño para hacer pasas

K. CARRIÓJESÚS POBRE.

Los vecinos de Jesús Pobre celebran hoy la fiesta que rememora la tradición de 'l'Escaldà', que cumple un año como Bien de Interés Cultural (BIC) Inmaterial del patrimonio valenciano. En esta jornada una tonelada de uva moscatel se convierte en la gran protagonista, con 600 kilos proporcionados por la entidad local menor (Eatim) y los 400 kilos que los ciudadanos han aportado.

'L'escaldà' es el proceso de convertir la uva en pasa y en Jesús Pobre aprovechan estas fechas para mostrar cada año a vecinos y turistas cómo se hacía antaño, para mantener viva esta tradición. Para ello han programado una jornada especial. Poco antes de las diez de la mañana, la caldera empezará a hervir. Al agua se le añadirá olivarda y un poco de sosa cáustica. En cuanto esté todo listo, comenzarán a introducir la 'cassa' llena de uva moscatel y en pocos segundos la sacarán para comprobar que los granos están cortados y que se pueden pasar a los cañizos, que luego se dejarán secar.

Pero eso no es todo lo que ofrece la fiesta. También habrá danzas populares, talleres de esparto y, como novedad, la cata de un helado preparado a base de moscatel. Además, se venderán productos autóctonos como racimos de uvas, vino local y pasas, entre otros. La fiesta se celebra tradicionalmente el último domingo de agosto, coincidiendo con los festejos en honor al poeta Ben Al-Labbana.

La novedad de este año es una demostración de cómo se hace helado de moscatel con nitrógeno líquido

El alcalde de Jesús Pobre, Javier Scotto, hace hincapié en la aportación que los vecinos y vecinas de la entidad local menor están realizando para «aproximar a todos la fiesta y mostrar cómo evoluciona». El primer edil remarca las innovaciones de este año, como la demostración en directo que Gelart llevará a cabo con nitrógeno líquido, creando helado de moscatel «con uvas que los vecinos entregaron con el fin de crear un producto nuevo y autóctono».

Asimismo, Scotto destaca la participación de la Bodega Les Freses, que ya el año pasado creó un vino moscatel con la uva que cultiva en Jesús Pobre. «Mostrarán cómo un vino local cambia con el paso del tiempo y la calidad que puede llegar a tener», subraya el munícipe.

Además, el alcalde pone de relieve el aspecto cultural de 'l'Escaldà' «tanto con el Grup de Dansa de Jesús Pobre, que demostrará todas sus cualidades, como con la exposición por parte de la asociación Riuraus Vius». Este colectivo, que estudia estas construcciones tradicionales y realiza publicaciones sobre la cultura de 'l'Escaldà', dispone de un espacio junto al Riurau del Senyoret. Allí los socios pueden adquirir el nuevo número de la revista 'Riuralogia', en la que se estudian las edificaciones y los diseños rurales tradicionales de la zona.

El punto final de los festejos, en este primer aniversario desde que fueron declarados como BIC Inmaterial, correrá a cargo del Grup de Dansa de Jesús Pobre.