Adiós a la 95, la 98 y el diésel