Los accidentes de aviación se han cobrado trece vidas en la Comunitat desde 2002

Enclave de un accidente en 2007 en Requena. / damián torres
Enclave de un accidente en 2007 en Requena. / damián torres

Los siniestros más graves se registraron en Requena y Moixent y dejaron cuatro personas fallecidas

REDACCIÓN

El balance que dejan los accidentes de aviación en ultraligeros en la Comunitat Valenciana es de trece fallecidos desde 2002. Los últimos han sido los dos ocupantes de la avioneta que se ha estrellado hoy en la zona de La Solana. A este triste listado se suma el hombre fallecido a finales de agosto en Mallorca, que era valenciano.

El accidente más grave se dio en 2007 en las inmediaciones del aeródromo de El Rebollar, en Requena. Una pareja de Sevilla que había acudido a la II Concentración Internacional de Aviones Históricos falleció cuando el ultraligero en el que volaban se estrelló.

Una tragedia de similares dimensiones a la vivida en Requena se produjo en marzo de 2004 en Moixent. Dos vecinos de Villena, un hombre de 33 años y su cuñado, de 42, murieron al verse sorprendidos por un golpe de viento durante la maniobra de aterrizaje de su ultraligero. La fatalidad quiso que la mujer del copiloto y su hijo de tres años presenciaran el siniestro desde la pista del aeroclub Les Alclusses de la citada localidad.

Este tipo de accidentes se han dado también en Peñíscola y Benicolet, donde en 2003 y 2007 fallecieron dos hombres, uno alemán y otro inglés respectivamente; en El Campello (2009); Santa Pola (2010); Albalat de la Ribera y Alzira (2012). Uno de los últimos accidente se dio en Mutxamel, donde falleció el piloto de un ultraligero que resultó herido al chocar con un helicóptero que volvía de las labores de extinción de un incendio forestal en Culla.