El accidente del metro, al borde del banquillo

Concentración de víctimas en la plaza de la Virgen. / Juan J. Monzó
Concentración de víctimas en la plaza de la Virgen. / Juan J. Monzó

El juzgado ultima el auto de transformación en procedimiento abreviado con la respuesta pendiente al fiscal de llevar a cabo otra pericial | La jueza inicia el traslado a las partes de 37 tomos de instrucción

A. CHECA VALENCIA.

Doce años después del accidente de metro que conmocionó a Valencia y a España, la tragedia con 43 muertos y 47 heridos empieza a encarar la última recta de la fase judicial. El juzgado de instrucción número 21 de Valencia, encargado de la investigación del caso, ultima ya el auto de transformación en procedimiento abreviado, el paso previo a dictar apertura de juicio oral para los ocho investigados y que el asunto pase a un juzgado de lo penal, el que se encargará previsiblemente el año que viene de enjuiciar los hechos imputados a miembros de la antigua cúpula de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV).

La jueza ha comenzado ya a repartir a la Fiscalía y a las partes personadas en la causa una copia de los 37 tomos de la instrucción, un inequívoco paso previo a dar por cerrada la fase de indagación y la antesala al paso de los investigados por el banquillo de los acusados.

Los investigados que formaron parte de la cúpula de FGV y que (salvo cambios procesales) se sentarán en el banquillo son la exgerente Marisa Gracia; el ex jefe de Talleres, Luis Miguel Domingo; el exdirector de Operaciones, Manuel Sansano; el que fuera responsable de la auditoría para la seguridad y circulación, Juan José Gimeno; el exjefe de la Línea 1, Sebastián Argente; Francisco García y Vicente Contreras, respectivamente director técnico y adjunto de Explotación; y Francisco Orts, que encabezaba la dirección de Estudios y Proyectos.

El único 'cabo suelto' que queda en la instrucción es el último recurso presentado por la fiscalía ante la Audiencia de Valencia solicitando que el juzgado de instrucción acepte la práctica de una nueva pericial sobre las condiciones de seguridad en que se hallaba la Línea 1, el seguimiento de la normativa de prevención por parte de Ferrocarrils y las condiciones de trabajo y exámenes realizados a los maquinistas y demás personal de FGV.

Quinta solicitud del fiscal

El ministerio fiscal recurrió el mes pasado la denegación de la jueza de la pericial de la Agencia Ferroviaria de la Unión Europea, lo que se convertía en la quinta solicitud de esta prueba por parte de Fiscalía. La pericial ya fue rechazada por el juzgado, en dos ocasiones (petición inicial y recurso de reforma), bajo el argumento de existir ya un examen pericial Agencia Española de Seguridad Ferroviaria que se pronunciaba sobre el estado de la vía y de las unidades móviles.

En julio, ante la petición de la fiscal, el juzgado arguyó: «No cabe reiterar de nuevo aquellas peticiones sobre las que ya ha existido un pronunciamiento». El juzgado añadía que no se había introducido «ningún elemento nuevo» para solicitar de nuevo esa prueba y que estaba concluido el plazo de la instrucción, tras cumplir esta su finalidad, como sostenía el auto.

Ahora deberá pronunciarse la Audiencia de Valencia, que es el órgano ante el que la fiscal ha interpuesto este recurso de apelación. Antes de la reapertura de la causa por el propio tribunal provincial, la fiscalía ya presentó en otras dos ocasiones la solicitud de prueba, rechazada también por el juzgado y la Audiencia.

La no previsión de riesgos en la Línea 1, así como la no asunción de medidas desde FGV para evitar posibles excesos de velocidad (que, según todas las periciales, fue la causa última de la tragedia), son los «indicios de criminalidad» que la magistrada podría poner encima de la mesa para procesar a los exdirectivos de Ferrocarrils. El entrecomillado lo empleó ya en febrero la Audiencia Provincial, después de que la jueza diera carpetazo al caso y ordenar entonces el tribunal provincial la tercera reapertura del caso.

Fotos

Vídeos