Las Provincias

El mapa de titulaciones vigente sólo limita la creación de carreras en la pública

  • El conseller dice que trabajan para reordenar la situación actual y que la relación con los centros privados es cordial

El ajuste de la oferta universitaria que impulsa la conselleria se diferencia del mapa de titulaciones vigente en la titularidad de los centros afectados. Mientras que el Consell de Botánico ha puesto el foco en las universidades privadas, el anterior ejecutivo popular consiguió en 2013 un acuerdo con las públicas que en la práctica sólo ordena posibilidades de futuro, pues no implicó ningún ajuste de las carreras vigentes. Es más, el documento decía que la adaptación al plan Bolonia dio como resultado «una adecuada oferta de grados implantados en el Sistema Universitario Público Valenciano».

Sí establecía una serie de restricciones para nuevas creaciones, aunque con las correspondientes excepciones. Se evitarían títulos que supusieran duplicidades en la misma provincia, que sí se autorizarían en caso de «amplia demanda y existencia de recursos humanos e infraestructuras», y se pediría acreditar una demanda mínima de nuevo ingreso de 50 alumnos. También se acordaba elaborar «una relación de grados que favorezcan la demanda del tejido productivo y la empleabilidad» de los graduados.

Coyuntura complicada

El acuerdo fue muy distinto a las previsiones iniciales, pues se quería pactar la supresión de carreras duplicadas y con escasa demanda, casos que aunque puntuales siguen existiendo. Sin embargo el escenario no era propicio teniendo en cuenta que la voluntad política de una autonomía no es suficiente para eliminar titulaciones o para reducir las plazas ya autorizadas. No se puede olvidar que en 2013 las universidades públicas sufrían importantes recortes y se les adeudaban casi mil millones de años anteriores. De ahí que acuerdo no fuera especialmente restrictivo.

Por otro lado, preguntado ayer por la información de LAS PROVINCIAS sobre la petición de ajustes a las privadas, el conseller Vicent Marzà dijo que las relaciones con todo el sistema universitario «son normales y cordiales» y que continuarán «escuchando sus necesidades y propuestas». También señaló que deben «velar por calidad de la educación» y que para ello es necesario que las prácticas de los estudios no estén «masificadas». Sobre el mapa de títulos dijo que están estudiando «las necesidades reales» y la «incidencia en el tejido social», y que la idea es «ver cómo entre todos se aplica una mejor oferta».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate